Varios de los ocho detenidos por las estampidas de la Madrugá gritaron "¡Alá es Grande!"

  • Otros detenidos gritaron consignas a favor de ETA en las calles para crear el pánico en varias zonas y se está investigando si hay relación entre ellos.
  • El autor de los gritos es un ciudadano senegalés que tiene antecedentes penales por delitos comunes; el resto de los detenidos son sevillanos de 19 a 47 años.
  • El juez ha decrretado prisión para tres de ellos por delitos de desórdenes públicos al portar barras metálicas.
  • Ocho detenidos por los disturbios ocasionados durante la "Madrugá"
Nazarenos de La Esperanza de Triana ante el descontrol tras sufrir una estampida durante su recorrido procesional a su paso por el puente de Triana, esta noche durante la Madrugá de Sevilla.
Nazarenos de La Esperanza de Triana ante el descontrol tras sufrir una estampida durante su recorrido procesional a su paso por el puente de Triana, esta noche durante la Madrugá de Sevilla.
EFE/José Manuel Vidal

El juez ha declarado prisión para tres de los detenidos por los disturbios ocasionados durante la "Madrugá" por delitos de desórdenes públicos al portar barras metálicas, han informado fuentes de la Fiscalía de Sevilla.

Otros cuatro detenidos no han declarado todavía, mientras también fue detenido un ciudadano senegalés, que fue puesto esta tarde en libertad con cargos acusado de un delito contra los sentimientos religiosos al proferir la frase de "Alá es grande" al paso de la Virgen de la Hermandad de la Macarena. Al parecer se encontraba ebrio y el subdelegado del Gobierno en Sevilla, Ricardo Gil-Toresano, ha descartado que tenga relación con ningún grupo islamista.

Ocho personas en total fueron detenidas durante la popular "Madrugá", que congrega a miles de personas en las calles para contemplar la procesiones de las hermandades de La Macarena, El gran Poder, Los Gitanos y la Esperanza de Triana, entre otras.

Gil-Toresano ha confirmado también que algunos detenidos gritaron consignas a favor de ETA en las calles para crear el pánico en varias zonas y se está investigando si hay relación entre ellos. Además del ciudadano senegalés, del que no han trascendido datos, los otros siete detenidos son todos naturales de Sevilla, con 47, 46, 45, 19, 19, 22 y 21 años de edad.

El delegado de Seguridad del Ayuntamiento hispalense, Juan Carlos Cabrera, indica que el disturbio "se inició en una primera pelea, con la intención de efectuar carreras para que cundiera la histeria", y ha mostrado su repulsa por estos actos vandálicos" protagonizados por "gamberros", "golfos", "calaña humana", "sinvergüenzas que no merecen pisar esta ciudad", "una basura humana".

La primera detención se produjo a las 3:30, concretamente la del ciudadano senegalés, que tiene antecedentes penales por delitos comunes, y a las 4,20 horas fueron detenidos tres vecinos de Sevilla en la calle Marqués de Paradas, a los que se imputan delitos de desórdenes públicos.

Se cree que estos tres detenidos fueron "vociferando consignas relacionadas con ETA" desde la calle Alfonso XII a Marqués de Paradas, y a las 6:00 fueron detenidos dos más jóvenes, de 19 años, en la plaza de El Salvador, a los que se imputan delitos por desórdenes públicos y contra el sentimiento religioso.

Las últimas dos detenciones se llevaron a cabo en la calle Argote de Molina, cuando estaba muy cerca la hermandad de La Macarena y gritaron varias veces "Alá es grande", "pero ni tienen que ver con islamistas ni con ningún otro grupo conocido", ha asegurado.

La comunidad islámica  condena los "injustificados y mezquinos" incidentes

Cabrera ha señalado que lo que se sabe hasta ahora "no indica que haya que apostar por algo organizado, pero tampoco se puede descartar", y ha avanzado que evaluarán lo que ocurrió no sólo en las redes sociales sino también las cámaras de los locales y las televisiones, y las declaraciones de los detenidos.

Por su parte, la Comunidad Islámica Mezquita Ishbilia ha querido "condenar enérgicamente los lamentables hechos, por injustificados y mezquinos", acaecidos en Sevilla, cuyas consecuencias "podrían haber sido más graves de no darse la templanza necesaria por parte de las hermandades y del público asistente, y la oportuna intervención de las fuerzas de seguridad".

Así lo indica la Comunidad Islámica en una nota en la que explica que algunos de sus miembros han sido "testigos del inicio del ataque a la Semana Santa de Sevilla por un grupo de desalmados", y donde remarca que "el ataque perpetrado a la Semana Santa de nuestra ciudad, haya sido obra descoordinada de un grupo de gamberros, o, como más bien parece, una acción coordinada, con la despreciable intención de dañar tan importante festividad religiosa y lúdica y, de esta manera, perjudicar el prestigio y el nombre universal de la propia ciudad, es objeto de nuestra repulsa como sevillanos".

"No estamos en ninguna 'guerra de religión'. Las religiones no existen para hacerse la guerra. Como sevillanos y creyentes, nos manifestamos absolutamente en contra de tan deplorable actuación, apoyamos la investigación puesta en marcha y una resolución firme contra estos desalmados, en justa réplica a su iniquidad", agrega el comunicado.

Desde la Comunidad Islámica Mezquita Ishbilia se muestran a favor de "la tolerancia, el buen entendimiento, la colaboración", y no pueden "consentir acción alguna contra ningún colectivo, y menos aún que se combata a la Iglesia católica utilizando nombres o frases para hacer confundir y recaer la responsabilidad en otros". Finalizan el comunicado mostrando confianza "en la Justicia", lamentando "los daños causados" y asegurando que prestarán su "colaboración para que la ciudad se recupere prontamente de este contratiempo provocado, sobre el que prevalecerá su espíritu".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento