Reacciones ataque a Siria
Reacciones internacionales al ataque a Siria (pinchar para agrandar). CARLOS G. KINDELÁN

El ataque de Estados Unidos contra una base aérea en Homs (Siria), en respuesta al supuesto ataque químico del martes pasado contra población civil, ha suscitado todo tipo de reacciones por parte de los líderes internacionales.

Alemania y Francia: contra Al Asad

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, han acusado en un comunicado conjunto al presidente sirio, Bachar al Asad, de cargar "en solitario con la responsabilidad" por el ataque con armas químicas y por el subsiguiente bombardeo estadounidense.

"Su reiterado uso de armas químicas y sus crímenes contra su propio pueblo exigen sanciones, como Francia y Alemania desde el verano de 2013, tras la masacre de Ghuta, han exigido", afirman. Instan a la comunidad internacional a proseguir con sus esfuerzos para lograr una transición política en Siria. El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Sigmar Gabriel, por su parte, ha calificado de "comprensible" el bombardeo estadounidense.

Hollande añadió después que "esta operación es una respuesta que debe ser continuada a nivel internacional en el marco de Naciones Unidas, en el caso de que sea posible".

Reino Unido: un ataque "apropiado"

Un portavoz de la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, indicó que la acción militar es "la respuesta apropiada" a la "salvaje" agresión perpetrada por el Ejército sirio contra civiles con armas químicas. La fuente dijo que confía en que el bombardeo ordenado por Trump, sirva para "impedir otros ataques" de Damasco en el futuro.

El Gobierno de May ha liderado, junto a EEUU y Francia, los esfuerzos diplomáticos para lograr que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas autorice una investigación sobre el ataque con armas químicas. No obstante, Downing Street ha dejado entrever que no contempla la implicación de Reino Unido en la respuesta militar a Al Asad.

Foto de Al Asad

China: prevenir "un mayor deterioro"

El Gobierno chino considera que es "urgente prevenir un mayor deterioro" de la situación en Siria. Así lo manifestó una portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Hua Chunying, que no criticó abiertamente la acción militar de Washington pero defendió que, en relaciones internacionales, Pekín se opone al uso de la fuerza.

"China defiende que el problema sirio debe ser resuelto a través de la vía política. Tal y como están las cosas, China espera que las partes involucradas mantengan la calma y actúen con moderación para prevenir una mayor escalada de la tensión", manifestó Hua. "Esperamos que la comunidad internacional intensifique su apoyo a la ONU como mediador", dijo.

La portavoz consideró "importante" que cualquier decisión que se tome "se base en pruebas sólidas". Preguntada por si China apoya a Bachar al Asad como presidente legítimo, Hua recordó que China "nunca interfiere en los asuntos internos de otros países" y subrayó: "Respetamos que el pueblo sirio elija a su propio líder".

Turquía: llegar "hasta el final"

"(El ataque) Lo consideramos positivo, pero hay que llevarlo hasta el final y creemos que es imprescindible que al régimen de Al Asad se le castigue completamente en el ruedo internacional", declaró el viceprimer ministro de Turquía, Numan Kurtulmus, a la emisora turca Fox TV.

Kurtulmus subrayó que era importante "disparar a una base desde la que se abre fuego contra civiles y probablemente se haya lanzado un ataque con armas químicas contra civiles". "Pero la actitud de la comunidad internacional contra esta barbaridad del régimen de (Bachar al) Asad debe continuar de forma clara", pidió.
 
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ya había expresado, antes del bombardeo, su respaldo a una intervención militar. "No se debería quedar en palabras. Si realmente se pasa a los hechos, nosotros, como Turquía, estamos dispuestos a actuar, pase lo que pase. No nos echaremos atrás, pase lo que pase", afirmó.

España: un ataque "proporcionado"

El Gobierno español considera que el bombardeo "es una respuesta medida y proporcionada" y añade que ha sido un ataque contra una base militar, "no contra objetivos civiles". En un comunicado, ha manifestado su "sólida lealtad" con sus aliados y se ha mostrado partidario de una "acción concertada internacional".

Poco antes, el ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, evitaba pronunciarse sobre el bombardeo y afirmaba desde Japón, en una declaración sin preguntas, que España, espera que toda la comunidad internacional reaccione contra el uso de armas químicas en territorio sirio, "un crimen contra el Derecho Internacional", y consiga encontrar la salida para una Siria "pacífica y unida".

Foto de Dastis

Australia: un ataque "raudo y justo"

El primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, expresó su apoyo al ataque "raudo y justo" de Estados Unidos. "Fue una respuesta calibrada, proporcionada y con un objetivo", remarcó, "pero no estamos en guerra con el régimen de al Asad y Estados Unidos ha dejado en claro que no quiere derrocar el régimen de Al Asad", añadió.
 
Turnbull señaló que el Gobierno estadounidense le informó de este lanzamiento de misiles "poco antes" de realizar el ataque. "Australia no estuvo implicada, pero estamos completamente comprometidos, como socio de la coalición, en nuestras operaciones militares en Irak y Siria", aclaró.

Israel: "total apoyo" a Trump

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, mostró su "total apoyo" al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. "Tanto en discurso como en acción, el presidente Trump ha enviado hoy un fuerte y claro mensaje de que el uso y difusión de armas químicas no será tolerado", señaló en un comunicado.

"Israel apoya totalmente la decisión del presidente Trump y espera que este mensaje de determinación frente a las acciones horribles del régimen de Asad resuene no solo en Damasco, sino también en Teherán, Pyongyang y en otros lugares", añade la nota del jefe del Gobierno. 

Japón: valora el "compromiso" de EE UU

"El Gobierno de Japón apoya la decisión de Estados Unidos de no permitir nunca la difusión y el uso de armas químicas", afirmó el primer ministro nipón, Shinzo Abe, quien añadió que Tokio "valora altamente el compromiso del presidente estadounidense Donald Trump de mantener el orden y la seguridad entre los aliados y en todo el mundo".

Abe añadió que Japón "va a coordinar su posición con los países aliados y con la comunidad internacional para actuar en el mantenimiento de la seguridad y la estabilidad global", en declaraciones a los medios tras una reunión del Consejo Nacional de Seguridad para analizar la situación de Siria.

Polonia: EE UU, "garante de la paz"

El portavoz del Gobierno polaco, Rafal Bochenek, dijo en declaraciones a la cadena de televisión TVP Info que "Estados Unidos es el garante de la paz y el orden mundial". El portavoz del Ejecutivo polaco justificó la decisión del bombardeo ya que "hay situaciones ante las que debes reaccionar y adoptar medidas reales".

Bochenek considera que después "de los abusos del régimen sirio durante los últimos años era previsible que alguien reaccionase en algún momento".

Tusk: "La UE trabajará con EE UU"

"La Union Europea trabajará con Estados Unidos para poner fin a la brutalidad en Siria", ha dicho el presidente del Consejo Europeo Donald Tusk en un mensaje en la red social Twitter.

Por su parte, la Comisión Europea ha señalado en un comunicado que "Juncker ha sido inequívoco en su condena del uso de armas químicas. El uso repetido de estas armas debe tener respuesta. Entiende los esfuerzos para impedir más ataques".

Suecia: pide "base jurídica"

"Es importante que los actos tengan una base jurídica. El bombardeo genera dudas sobre si es compatible con el derecho internacional. La cuestión debe por eso regresar al Consejo de Seguridad de la ONU, que tiene que tomar la responsabilidad para una solución política duradera", señaló la ministra de Exteriores sueca, Margot Wallström.

Wallström definió el ataque con armas químicas de "despreciable" y resaltó que Suecia y otros nueve países del Consejo de Seguridad, del que es miembro no permanente, habían intentado consensuar una resolución. "Lamentamos que no hubiera acuerdo entre los miembros permanentes. Estamos listos para continuar el trabajo", afirmó.

Italia: respuesta a un "crimen de guerra"

El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, ha calificado de "respuesta motivada por un crimen de guerra" el ataque aéreo de Estados Unidos. Y ha subrayado que "las imágenes de sufrimiento" de la población civil en el país que se han visto en los últimos días "no se pueden volver a ver".

Recordó que el uso de armas químicas está prohibido por Naciones Unidas y que por ello su utilización por parte de un estado no puede ser concebida por parte de la comunidad internacional con "indiferencia". No obstante, remarcó que "EEUU ha definido su actuación como una acción puntual y limitada, y no como una etapa de una escalada militar".

Dinamarca: bombardeo "necesario"

"No es una cuestión de si fue inteligente o no. Era un movimiento necesario de (el presidente de EEUU, Donald) Trump y lo apoyo", ha declarado el ministro de Exteriores danés, Anders Samuelsen.

Samuelsen defendió que Trump "no tenía otra opción, a no ser que quisiera acabar en la misma situación que (el presidente estadounidense Barack) Obama y darle carta blanca a Bachar al Asad" y opinó que el ataque con armas químicas del martes puede ser su "11 de septiembre", ha dicho.

Noruega: muestra "compresión"

"La situación es complicada, pero por parte noruega hay comprensión a que se haya reaccionado tras el cruel ataque de principios de semana. El bombardeo parece limitado y concentrado en objetivos militares", declaró el ministro de Exteriores noruego, Børge Brende.

Brende sostuvo que el régimen sirio tiene "un largo historial" de ataques contra su población y que este incluye el uso de armas químicas, e instó al Consejo de Seguridad de la ONU a impulsar negociaciones que lleven a una solución política al conflicto.

Irán: ataque "peligroso y destructivo"

"La República Islámica de Irán, como la mayor víctima de las armas químicas en la historia contemporánea, condena enérgicamente cualquier uso de estas armas independientemente de los autores y las víctimas", ha dicho el portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Bahram Qasemí. Irán ha tildado de "peligroso, destructivo y una violación de los principios de la ley internacional perentoria" el uso de esta excusa para tomar medidas unilaterales.

Canadá: no puede ignorarse el uso de armas químicas

El primer ministro Justin Trudeau ha dicho en un comunicado que apoya el ataque "limitado y enfocado" de Estados Unidos y que no puede ignorarse el uso que Al Asad ha hecho de las armas químicas. "El ataque en Idlib y el sufrimiento de los sirios es un crimen de guerra y es inaceptable", ha dicho, condenando el uso de estas armas. Asimismo, asevera que "Canadá continuará apoyando los esfuerzos diplomáticos para resolver la crisis en Siria".

Países árabes: división de opiniones

Los países árabes se dividieron en su respuesta al bombardeo de Estados Unidos contra una base militar siria y la mayoría manifestó su apoyo a Washington, mientras que Egipto e Irak no hicieron mención al ataque, que tan solo fue condenado por Damasco y los rebeldes yemeníes.

Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Kuwait, Catar y Baréin apoyaron a Washington de forma expresa y consideraron al Gobierno de Bachar al Asad como responsable del ataque estadounidense. Egipto e Irak, países que mantienen buenas relaciones tanto con Washington como con Moscú, emitieron sendos comunicados en el que no se refirieron al ataque y en el que hicieron llamamientos para evitar que el conflicto se extienda.