La multinacional Pepsi anunció este miércoles que retirará el polémico anuncio protagonizado por la modelo Kendall Jenner, en el que muestran imágenes de una protesta para publicitar la marca y que desataron una lluvia de críticas en las redes sociales.

"Pepsi quería proyectar un mensaje global de unidad, paz y entendimiento. Claramente no hemos cumplido con nuestros objetivos, y pedimos disculpas", afirmó la compañía en su cuenta de Twitter.

No era nuestra intención restarle importancia a ningún problema serio

En la publicidad de la bebida, Jenner participa en una sesión fotográfica antes de unirse a una protesta callejera y ofrecer la bebida a uno de los policías presentes. El anuncio ha sido duramente criticado y tildado de "ofensivo" e "insensible" por utilizar imágenes muy similares a las que se han vivido en numerosas ocasiones en EE UU durante las protestas raciales, y por usar movimientos de justicia social para vender su producto.

En concreto, la famosa foto de las manifestaciones en contra de la guerra de Vietnam en la que el activista Jan Rose Kasmir le regaló una flor a los soldados que iban a cargar contra los asistentes a la concentración.

"No era nuestra intención restarle importancia a ningún problema serio. Vamos a eliminar el contenido y frenar otros lanzamientos", aseveró Pepsi en su breve comunicado, en el que también se disculpó con la conocida maniquí estadounidense por haberla "puesto en esta situación".

Entre otros, el anuncio recibió la reprobación de Bernice King, hija de Martin Luther King, que publicó una fotografía de su padre en una protesta siendo empujado por un oficial de la policía. "Si papá hubiera sabido del poder de una pepsi", dijo en tono sarcástico King.

Kendal Jenner es una de las influencers más cotizadas en internet y hermanastra de las Kardashian. Las redes sociales no han parado de mostrar su indignación ante el anuncio. Muchos de los usuarios lo consideran una ofensa contra la lucha por los movimientos sociales.