British Airways
Un avión de British Airways en pleno vuelo. MARK HARKIN / WIKIPEDIA

Kocharik Tsamouzian, una anciana de 87 años, que viajaba de Los Ángeles a Londres con la aerolínea British Airways, fue obligada a permanecer sentada en su asiento durante 13 horas con la ropa mojada tras impedirle el acceso al baño.

Según informan medios británicos, los hechos ocurrieron unos días antes de los días festivos de Navidad, cuando Tsamouzian pidió permiso al personal del avión para utilizar el servicio, uso que le fue denegado. Además, la hora de salida de su vuelo estaba retrasando y, a pesar de las súplicas, un miembro de la tripulación de cabina le bloqueó el acceso al pasillo para que la mujer no se pudiera mover de su asiento.

Finalmente, el despegue se retrasó 90 minutos, pero la mujer ya se había mojado la ropa. Desde ese momento, Kocharik Tsamouzian tuvo que pasar las 13 horas que duró el viaje con su vestimenta mojada, lo que provocó el malestar de la mujer y que esta terminase llorando de impotencia porque no tenía nada en su equipaje de mano para poder cambiarse.

"Fui a recoger a mi madre al aeropuerto de Heathrow y llegó llorando", declaró la hija de la anciana al diario Telegraph. Esta además añadió: "Preguntó a la tripulación una y otra vez si podía ir al baño pero insistieron en su negativa por razones de seguridad".

De esta manera, la familia de la anciana se ha quejado a la compañía del trato recibido y la incomprensión del personal ante la problemática de una persona de edad avanzada. Por su parte, British Airways se defiende de las críticas argumentando que actuaron de acuerdo a las normas de seguridad de la Autoridad de Aviación Civil, que estipula que los pasajeros deben permanecer sentados y con el cinturón de seguridad abrochado cuando el avión comienza a moverse.

Asimismo, la aerolínea se ha limitado a ofrecer 40 libras (46,60 euros) a la anciana como compensación por la situación vivida, oferta que la familia ha rechazado dado que la han considerado como un "insulto". "No aceptaría ni 4.000 libras, lo que queremos es una disculpa", exigió la hija.