La ONU no confirma que los cadáveres del Congo sean de los expertos desaparecidos

  • Los dos trabajadores son el estadounidense Michael Sharp y la sueca Zaida Catalán.
  • "En este momento no podemos confirmar, esperamos entregar información sobre este tema pronto", ha declarado el portavoz de la ONU.
  • Desparecieron el pasado 12 de marzo en la provincia de Kananga.
República Democrática del Congo.
República Democrática del Congo.
EFE/EPA/STR

Un portavoz de la ONU ha declarado este martes que no se ha podido confirmar que los cuerpos sin vida encontrados en la provincia de Kasai Central (República Democrática del Congo) sean los de los expertos desaparecidos.

"En este momento no podemos confirmar si son los restos de nuestros expertos. Esperamos entregar información sobre este tema pronto", agregó el portavoz.

Este alegato choca con las palbras del gobierno congoleño: "Después de una intensa búsqueda por parte de la Policía, los cuerpos de los dos expertos de Naciones Unidas han sido recuperados", explicó el portavoz del Gobierno, Lambert Mende Omalanga.

Los dos trabajadores de la ONUson el estadounidense Michael Sharp y la sueca Zaida Catalán, que desaparecieron junto a su intérprete congoleño y tres conductores mientras investigaban abusos de los derechos humanos en la capital provincial de Kasai-Central, Kananga.

El Gobierno congoleño informó el pasado 13 de marzo del secuestro del grupo a manos de hombres armados que, según algunas informaciones, podrían ser milicianos del difunto líder tradicional Kamuina Nsapu, uno de los grupos armados activos en este volátil país africano.

Sharp y Catalán eran miembros del grupo de expertos creado por la ONU para vigilar las sanciones impuestas a la RDC por el Consejo de Seguridad.

Recientemente, Human Rights Watch (HRW) pidió a las autoridades que investiguen "de forma imparcial" las ejecuciones de milicianos por militares en esta región, tras la difusión en internet de un vídeo en el que efectivos de las Fuerzas Armadas congolesas tirotean a al menos 13 supuestos milicianos armados con palos y hondas.

El pasado julio, una ola de violencia a gran escala estalló en la provincia de Kasai Central y se expandió posteriormente a las vecinas Kasai y Kasai Oriental, donde murieron unas 280 personas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento