'Adoración de los Reyes Magos', de Leonardo da Vinci.
El director de la Galería Uffizi, Eric Smith, asiste al descubrimiento del cuadro 'Adoración de los Reyes Magos ' (1481) de Leonardo da Vinci, tras su restauración, en la Galería Uffizi en Florencia (Italia). EFE/MAURIZIO DEGL

La adoración de los Magos, uno de los cuadros más conocidos e enigmáticos de Leonardo da Vinci, volverá desde este martes a exhibirse en la Galería de los Uffizi de Florencia después de cinco años de restauración y en la que se han desvelado nuevos secretos.

La obra fue trasladada urgentemente en noviembre de 2011 del museo florentino a la llamada Opificio (Fábrica) de Piedras Duras para su restauración ante el delicado estado en el que se encontraba.

La Adoración de los Magos es una pintura al óleo en la que el genio del Renacimiento trabajó desde 1481 y 1482, pero que dejó por terminar. Su condición de estado incompleto y la composición -considerada revolucionaria- de la escena de la Adoración, han hecho de este cuadro uno de los más famosos y más estudiados de Leonardo.

"Se ha salvado una obra maestra que corría un gran peligro. Y con ello hemos sacado a la luz un mundo riquísimo que vivía en el cuadro y que había quedado escondido en todos estos siglos. Hemos podido finalmente espiar dentro de la mente de Leonardo", ha explicado el director de Los Uffizi, Eike Schmidt.

Delicada restauración

Schmidt desveló que con la intervención realizada "La Adoración ha ganado luz, profundidad y se han descubierto nuevas áreas pintadas que antes de la restauración no se veían o se veían poco".

La restauración ha sido muy delicada y explican que incluso antes de tocar el cuadro se realizaron durante un año de estudios preliminares con una máquina de infrarrojos capaz de revelar hasta 15 estratos de pintura.

La obra de Leonardo ha sido colocada en el segundo piso de la Galería, junto con los otros dos cuadros del polifacético artista: La anunciación y El bautismo de Cristo.