Desfibrilador
Desfibrilador de la estación de autobuses de Córdoba. EUROPA PRESS/B+SAFE

La muerte la pasada semana de una chica de 27 años como consecuencia de un infarto, que sufrió durante el transcurso de una clase en una de las facultades de la Universidad de Málaga, ha puesto de nuevo sobre la mesa la necesidad de instalar en lugares públicos desfibriladores externos automatizados (DEA), aparatos con los que a día de hoy no cuenta la UMA, que ya ha anunciado que los implantará en todos sus centros.

Andalucía fue una de las primeras regiones en regular por decreto el uso de desfibriladores en lugares públicosActualmente, y desde hace tan solo unos días, el único campus universitario de Andalucía "cardioasegurado" es el de Córdoba, cuyos centros en su totalidad cumplen los requisitos formativos y de dotación de estos elementos. 

La comunidad aprobó en 2012 un decreto que obligaba al uso de DEA en grandes superficies comerciales minoristas de más de 2.500 metros cuadrados, instalaciones de transporte de viajeros (puertos, aeropuertos, estaciones y apeaderos en poblaciones de más de 50.000 habitantes y estaciones de metro con una afluencia diaria de más de 5.000 personas), espacios deportivos y establecimientos públicos con aforo igual o superior a 5.000 personas.

Cinco años después, en la región hay un total de 218 centros que cuentan con 1.616 DEA, elementos que por sus características pueden ser utilizados por personas sin formación sanitaria. El 60% de todos estos sistemas han sido instalados de manera voluntaria, según los datos que ha facilitado la Consejería de Salud.

Cerca de 1.200 atenciones en un año

Algunos de los centros cardioasegurados de la comunidad son los polideportivos Ciudad Jardín, José Paterna y Tiro Pichón, en Málaga; la institución del Real Betis Balompié y el hotel Alfonso XIII, en Sevilla; el aeropuerto de Granada-Jaén; y la piscina municipal y el pabellón deportivo de Iznájar (Córdoba). Málaga es la provincia con más zonas cardioaseguradas de la región (48), seguida de Córdoba (42), Almería (38), Granada (27), Cádiz (15), Sevilla (14), Huelva (13) y Jaén (8). A estas se suman otros 13 puntos regionales en las principales estaciones de trenes de ADIF.

Los centros, instituciones o empresas privadas que quieran instalar estos sistemas de seguridad deben cumplir una serie de requisitos, como disponer de un plan de formación para el personal; otro de mantenimiento de los DEA; y posibilitar que al menos el 75% de los usuarios de las instalaciones pueda aplicar la desfibrilación en un tiempo no superior a tres minutos.

El 061 atendió el pasado año 1.186 casos de paradas cardiorrespiratoriasCabe destacar que Andalucía fue una de las primeras comunidades autónomas de España que aprobó un decreto propio respecto al uso de los desfibriladores fuera del ámbito sanitario. También en 2012 lo aprobó Cataluña. En la Comunidad de Madrid, en cambio, no se dio luz verde a este tipo de normativa hasta diciembre del pasado año; mientras que la Comunidad Valenciana anunció en febrero de este mismo año que elaborará una normativa, después de que en 2014 fuese derogado el decreto de 2007, dejando así un vacío legal al respecto.

El 061 en Andalucía atendió el pasado año a un total de 1.186 pacientes en parada cardiorrespiratoria, el 72% de ellos hombres. La edad media de los afectados fue de 61,9 años en el caso de lols hombres y de 64,2 en el de las mujeres.

El 59% de estas asistencias se realizaron en el domicilio y en un 68% de los casos, el motivo de la llamada fue inconsciencia del paciente. Además, en el 33,6% de los casos, se trataron de asistencias en las que el afectado recibió reanimación por parte de otra persona antes de la llegada de los sanitarios. Y en dos de cada tres de estos casos, la maniobra se realizó con asistencia telefónica.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.