Hasta 15 meses de espera para someterse a un tratamiento de fecundación in vitro

  • Las demoras se han reducido de forma notable en los últimos años, aunque siguen afectando a miles de parejas.
  • El hospital Miguel Servet realiza más de 550 procedimientos de fecundación in vitro al año.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZARAGOZA .
Cristina y su marido, junto a sus dos hijos, a los que tuvieron tras someterse a un procedimiento de fecundación in vitro.
Cristina y su marido, junto a sus dos hijos, a los que tuvieron tras someterse a un procedimiento de fecundación in vitro.
FABIÁN SIMÓN

Las parejas que no pueden tener hijos de forma natural y tienen que recurrir a métodos asistidos deben esperar hasta 15 meses para someterse a un procedimiento de fecundación in vitro en la sanidad pública aragonesa.

Esta demora afecta a miles de parejas que están en lista de espera para someterse a este proceso. Muchas de ellas acaban yendo a clínicas privadas, donde cada intento para tener un hijo probeta cuesta unos 3.500 euros.

A pesar de todo, las demoras se han ido reduciendo de forma notable, y en otras comunidades las coasas están bastante peor. Aquí, a principios de 2006 era necesario esperar más de dos años y en la década de los 90 la demora alcanzaba loscinco años. La situación podría mejorar aún más a principios de 2008, cuando el servicio de reproducción asistida del hospital Miguel Servet se traslade al nuevo edificio de consultas externas.

Más de 550 ciclos al año

Ese nuevo servicio realiza más de 550 procesos de reproducción in vitro al año. A este procedimiento hay que sumar otros 700 ciclos de inseminación artifical.

La sanidad pública realiza la fecundación in vitro de forma gratuita, pero únicamente a aquellas mujeres menores de 39 años y sólo un máximo de tres intentos. La elevada demanda de parejas con problemas para tener hijos ha generado lista de espera de varios meses, incluso en las clínicas privadas.

«Con mi edad era difícil tener hijos»

Cristina Peña está viviendo una segunda juventud, según asegura ella misma. Después de intentar tener nu hijo durante mucho tiempo, al final tuvo que recurrir a la fecundación in vitro. «Cuando me decidí a ello tenía ya casi 39 años y al final tuve que ir a la clínica Quirón», explica. La aplicación de este procedimiento le permitió alumbrar dos mellizos, Cristina, como ella, y José Luis, que toma el nombre de su marido.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZARAGOZA .

Mostrar comentarios

Códigos Descuento