Caso Bankia
El inspector del Banco de España Pedro Comín, a su llegada a la sede de la Audiencia Nacional. Mariscal / EFE

El exinspector del Banco de España Pedro Comín ha asegurado este martes ante el juez que investiga la salida a bolsa de Bankia que sólo compartió los correos internos que ponían en duda la viabilidad del grupo con su superior directo, según han indicado fuentes jurídicas.

Comín, que fue jefe del grupo de inspectores que supervisó a BFA-Bankia en los meses anteriores a su salida a bolsa, y que dimitió en febrero de este año, ha declarado como investigado ante el titular del juzgado central de Instrucción nº 4, Fernando Andreu.

Los correos a los que se refiere son los que envió el inspector del Banco de España José Antonio Casaus entre abril y mayo de 2011 advirtiendo sobre la viabilidad del grupo y poniendo en duda que la salida a bolsa, tal y como se llevó a cabo, fuera la mejor opción.

Según fuentes presentes en el interrogatorio, Comín trabajó sobre los correos únicamente con su superior inmediato, aunque también compartió su contenido con el entonces director general de Supervisión, Jerónimo Martínez Tello. Asimismo elaboró un documento que ha aportado a la sala.

Comín ha asegurado que los correos de Casaus eran meras opiniones de futuro, algo que ya manifestó en su anterior comparecencia ante Andreu, como testigo, el pasado 27 de julio, y ha añadido que algunos de ellos contenían errores.

El exinspector ha respondido sólo a las acusaciones populares y a alguna de las defensas, ya que ni el fiscal, ni el juez ni el FROB han efectuado ninguna pregunta, al igual que sucedió este lune durante la declaración del expresidente de la CNMV, Julio Segura, y de su número dos, Fernando Restoy.