La delegada en Chad del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Annet Rehrl afirmó hoy que ninguno de los 103 niños que la ONG francesa el Arca de Zoé intentó trasladar a Francia, es huérfano y denunció que las personas detenidas de la organización "hicieron de todo" para que parecieran más desvalidos de lo que realmente estaban.

Hay familias en Europa que ya han pagado para quedarse con ellos

Rehrl denunció que "estos niños tienen padre y madre y no son huérfanos" como han podido corroborar tras varias entrevistas con los menores. Además, en ACNUR "se sabe que hay familias en Francia y otros países de Europa que ya han pagado una cierta cantidad de dinero para quedarse con ellos", apostilló.

Según la página web de El Arca de Zoé , la intención de la ONG era llevar a los "huérfanos" a Francia y, una vez allí, solicitar asilo político declarando a los menores 'refugiados' para garantizarles la acogida y permanencia en el país.

Es impensable que unos adultos se presenten allí con 103 niños y reclamen que son refugiados

Para ACNUR, esto no podría ocurrir: "Un menor no acompañado siempre tiene la protección del ACNUR y del Estado, pero es impensable que unos adultos se presenten allí con 103 niños y reclamen que son refugiados, así no funcionan las cosas. Además, si vienen de Chad, ni siquiera serían refugiados, es una tontería", explicó Rehrl.

En opinión de la delegada de ACNUR, hay más que un fin humanitario detrás de las intenciones de El Arca de Zoé, además aseguró que los responsables de la ONG "ni siquiera había dado agua ni nada de comer a los niños en todo el viaje" y aunque "ninguno de los 103 estaba enfermo, llevaban vendajes falsos" porque "la ONG ha hecho de todo para montar una historia".

Buscando a sus familias

En este momento, los 103 menores se encuentran alojados en un orfanato en Abeché bajo supervisión de ACNUR, que les proporciona agua y comida mientras intenta averiguar, mediante entrevistas, cómo se llaman y de dónde proceden. Sin embargo, "son muy pequeños y se va a tardar mucho en verificar la información".

Son muy pequeños y se va a tardar mucho en verificar la información

Para ello, ACNUR cuenta un mecanismo de identificación que se utiliza generalmente con refugiados. Se trata, primero, de "determinar la edad y la tribu a la que pertenecen" los niños y después recopilar "otras pistas" que, junto a las fotografías, servirán al personal de Cruz Roja Internacional para recorrer pueblos y asentamientos en busca de familias con hijos desaparecidos.

Las autoridades chadianas intervinieron la semana pasada un vuelo charter de la compañía catalana Girjet en el que viajaban nueve miembros del Arca de Zoé junto a 103 menores de entre tres y cinco años de edad, que iban a ser trasladados a Francia, presuntamente, para ser dados en adopción. Siete españoles permanencen también detenidos .