Hazte Oír
El nuevo autobús de Hazte Oír, escondiendo parte de su mensaje tránsfobo con la palabra "censurado", para sortear la resolución judicial que prohibió circular a su primer vehículo. EFE

La asociación Hazte Oír pedirá este miércoles amparo al Defensor del Pueblo "a causa de la persecución a la que el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad de Madrid y otras instituciones están sometiendo a los vehículos de #ElBusDeLaLibertad", y protección al Ministerio del Interior y a la Delegación de Gobierno.

Así lo indica en un comunicado esta asociación presidida por Ignacio Arsuaga, en el que se explica que la solicitud de protección a Interior y a la Delegación del Gobierno en Madrid se debe "a las amenazas de muerte que están recibiendo el propio Arsuaga y otros miembros de HazteOir.org por teléfono y a través de redes sociales".

Entre los mensajes que, denuncian, reciben en su contestador automático y en redes sociales señalan los siguientes: "Vamos a quemar el autobús con vosotros dentro" o "Ojalá que os tiren cócteles molotov y os queméis todos". Por ello consideran "imprescindible" que les proporcionen protección policial urgente.

En el comunicado se informa de que Arsuaga "presentará este miércoles escritos en las tres instituciones y se entrevistará con la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa". Arsuaga asegura que "el Ayuntamiento de Madrid ha sometido a una persecución sin precedentes a #ElBusDeLaLibertad reteniendo ilegalmente uno de los vehículos y multando a sus conductores en dos ocasiones". "Hoy mismo, cuando el autobús ha llegado a la plaza de Cibeles le aguardaban varios agentes antidisturbios de la Policía Municipal de Madrid como si su presencia implicara un riesgo grave", denuncia en el comunicado.

Tercer autobús

La Policía Municipal de Madrid denunció nuevamente, por incumplir la ordenanza municipal de publicidad, al tercer autobús que el colectivo Hazte Oír ha presentado este martes con el lema "Los niños tienen 'censurado', las niñas tienen 'censurado'. Firma ahora por la libertad de expresión".

En el autobús, que forma parte de la campaña de Hazte Oír contra la transexualidad, el  lema original ha sido cambiado, sustituyendo las palabras "pene" y "vulva" por la palabra "censurado", en lo que ha sido interpretado como un nuevo intento de sortear la resolución judicial que prohibió circular el primer vehículo puesto en circulación or la asociación.

El vehículo llegó sobre las 12.30 horas a la plaza de Cibeles, donde fue paralizado por varios agentes de la Policía Municipal, quienes les volvieron a denunciar, aunque permitieron que siga circulando.