Mujeres en huelga de hambre contra el maltrato
Sara (a la izquierda de la imagen) y Susana (derecha) posan en la Puerta del Sol, donde llevan cinco días en huelga de hambre para exigir medidas contra la violencia machista. JORGE PARÍS

El día ha amanecido gris y encapotado en Madrid para las 8 mujeres que, en turnos, permanecen en huelga de hambre en la Puerta del Sol de Madrid desde el pasado jueves.

Susana y Sara atienden a 20minutos en su improvisada casa mientras la realidad del maltrato vuelve a sacudir al país: "Hoy ha muerto otra mujer", dicen en referencia al presunto asesinato machista que acaba de conocerse. Ha sido en Daimiel (Ciudad Real), donde un hombre está detenido por ser el presunto autor de la muerte de su pareja y de la hija de ella, una joven de 18 años.

"Las mujeres tienen que movilizarse ante el desamparo que sufrimos todas", clama Susana (separada desde hace más de 12 años) y que pide a todas las españolas que "salgan de su zona de confort" ante una ley que, a su juicio, "nos desprotege en lugar de protegernos", denuncia.

Susana y Sara, que son las fijas en una huelga de hambre que moviliza a otras seis mujeres, pero que "tienen que trabajar", por lo que funcionan por turnos, lo tienen claro: "Con el miedo no vamos a ningún sitio" por eso "hemos pedido vacaciones para estar aquí", cuentan ambas orgullosas de su resistencia y de us lucha. Que debería ser la de toda la ciudadanía.

Por eso, han convocado para mañana martes una velada en la Puerta del Sol, de 18.00 a 20.00 horas, en las que animan a sumarse a todos. Y si esposible con velas. Un gesto para recordar a las 10 mujeres que han muerto en España en lo que va de año, la última esta misma mañana en Daimiel. Su hija, también presuntamente asesinada por el mismo agresor, no computa en el registro de muertas por violencia de género, al no ser pareja del agresor.

Aplicar la ley de 2004

La reivindicación de estas mujeres, que no es la primera vez que ocupan la Puerta del Sol, para hacerse oír, es concreta y simple: "Queremos y pedimos que se cumpla la ley a rajatabla, porque no se está cumpliendo", sentencian.

Según cuentan sus protagonistas, integrantes de un colectivo gallego que trabaja con mujeres y menores víctimas de la violencia machista, Ve la luz, "hay que aplicar la ley de violencia de género de 2004, porque no se está aplicando". "Están dando a los menores a sus padres, a los maltratadores", cuestionan y piden claramente que no se haga de esta manera: "Deben escuchar a los hijos y si un menor no quiere ir con su padre, que se le escuche", repiten.

Sara y Susana están decididas a permanecer en huelga de hambre. No piden que se sumen más mujeres a esta lucha, pero sí que se hagan presentes: "No tienen que hacer la huelga, pero sí podrían venir a apoyar. Estar presentes. 8 mujeres no podemos contra el patriarcado, pero más sí".

Como tienen experiencia previa, no van a desconvocar su protesta. "Hace un año estuvimos aquí 13 días y nos convencieron para dejarlo. Nos hicieron levantarnos. Les entregamos (se refiere al Gobierno) 22 puntos y no se ha cumplido ninguno". Ahora están dispuestas a llevarlo hasta el final.

Este colectivo quiere que el Ejecutivo de Mariano Rajoy active un gabinete de crisis contra el maltrato (ante el elevado número de casos registrados nada más echar a andar el año) y que aplique "a rajatabla" la Ley de Violencia de Género de 2004. Y esta vez están convencidas de lograrlo.