Rajoy apuntala el PP para combatir el independentismo y ganar municipales y autonómicas

  • El presidente clausura el 18º Congreso sin rivales y con un 95% de apoyo.
  • Mantiene intacto el ideario del partido, pero retoca su estructura y encomienda a Fernando Martínez-Maillo la gestión interna y la acción electoral.
  • Su equipo se marca dos objetivos: rebajar la tensión en Cataluña arriconando a la Generalitat y recuperar el poder local frente a una izquierda dividida.
  • DIRECTO: Así te hemos contado los congresos del PP y Podemos.
El presidente del Gobierno y del partido Popular, Mariano Rajoy (c), y el coordinador general del Partido, Fernando Martínez Maillo (d), aplauden a la secretaria general, María Dolores de Cospedal (i), durante el acto de clausura del XVIII Congreso nacional del Partido Popular en la Caja Mágica de Madrid.
El presidente del Gobierno y del partido Popular, Mariano Rajoy (c), y el coordinador general del Partido, Fernando Martínez Maillo (d), aplauden a la secretaria general, María Dolores de Cospedal (i), durante el acto de clausura del XVIII Congreso nacional del Partido Popular en la Caja Mágica de Madrid.
Javier Lizón / EFE

"Al PP no le perjudica nada". Con esta frase espontánea, pronunciada este domingo tras la conclusión del 18º Congreso del partido, resumió Mariano Rajoy un cónclave del que sale con un 95% de los apoyos a su proyecto y un equipo renovado de cara a los dos retos que afrontará en su cuarto mandato al frente de los conservadores españoles: el independentismo catalán y las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2019.

El líder gallego dedicó buena parte de su discurso de clausura a defender la integridad territorial y a advertir a la Generalitat de Cataluña de que el Gobierno impedirá la consulta separatista: "Nunca permitiremos un referéndum que prohíbe la Constitución y busca la ruptura de España". Su estrategia, confirmó en los pasillos la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, será rebajar la tensión y dialogar con el resto de instituciones políticas y sociales catalanas para arriconar al independentismo.

Rajoy reservó la segunda parte de su intervención a animar a los 3.100 compromisarios reunidos en la Caja Mágica de Madrid a sostener el partido con la misma "entrega desinteresada de siempre" ahora que España se aleja de la recesión y que vive una "primavera tibia". "Confianza en nosotros mismos, esta es la mejor lección que nos deja la crisis", sentenció Rajoy.

El punto de partida para hacerlo, insistió, es un ideario reformista, constitucionalista y de defensa de la libertad y la igualdad que permanece prácticamente intacto a pesar de las más de 4.000 enmiendas presentadas a los documentos políticos.

Rajoy tuvo tiempo incluso de recordar a José María Aznar, que no ha sido invitado al cónclave después de haber renunciado a la presidencia honorífica del partido y de haber desligado a la Fundación Faes del PP por discrepancias políticas.

Reconquistar la mayoría absoluta

Aunque el renovado presidente invitó al resto de partidos mantener un clima de acuerdo en pos del "bien de España" y de la estabilidad nacional -incluso ofreció "cesiones" para lograrlo-, el PP se ha marcado como objetivo la reconquista de la mayoría absoluta que perdió a consecuencia de los recortes y la gestión de la crisis.

"Tenemos que recuperar a nuestros votantes perdidos. Tenemos que recuperar a nuestra mayoría social. Vamos a recuperar a los que se fueron a otros partidos, a los que se quedaron en la abstención. Vamos a recuperar la unidad del centro derecha español", proclamó la secretaria general, María Dolores de Cospedal.

El encargado de engrasar la maquinaria interna para lograrlo será Fernando Martínez-Maillo. Rajoy ha encontrado en este zamorano a un igual que, como él, empezó en el ámbito local -su primer cargo público fue el de concejal del Ayuntamiento de Zamora- y que ha subido con discreción todos los peldaños de la estructura orgánica e institucional.

Desde su nueva posición de coordinador general y responsable del área Electoral, se ocupará del día a día del partido y de activar los estamentos territoriales de cara a los comicios de 2019. A su favor juegan un carácter abierto y un talante dialogante muy distintos a la frialdad que se atribuye a Cospedal, a quien tendrá que rendir cuentas en última instancia.

El equipo de Maillo lo comprondrán los vicesecretarios Pablo Casado, Javier Maroto y Andrea Levy, además del veterano Javier Arenas. Ellos fueron la respuesta de Rajoy a la debacle municipal y autonómica de 2015, cuando el partido se dejó 2,5 millones de votos y perdió comunidades y alcaldías históricas. El presidente renueva su confianza en ellos para intentar remontar el terreno perdido frente a un PSOE todavía sin líder y a un Podemos atravesado por el riesgo de fractura. La oportunidad de lograrlo en 2019, juzgan en el PP, es idónea.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento