Dakota Johnson y Jamie Dornan, los actores protagonistas de 50 sombras más oscuras, la segunda película basada en la saga literaria con contenido erótico 50 sombras..., se encuentran en plena promoción de la cinta junto al director del filme, James Foley, y a la autora de los libros, E.L. James.

Johnson (Austin, 1989), que encarna otra vez a Anastasia Steele en esta entrega, ha declarado esta semana que esta cinta es "una exploración más detallada sobre la relación entre Ana y Christian, en la que se enamoran más uno del otro, donde hay muchos nuevos personajes, más tensión y peligro."

Así ha definido la protagonista femenina el filme romántico que se acaba de estrenar. La fecha elegida, cercana a la víspera de San Valentín, recuerda a la del estreno de 50 sombras de Grey, el primer capítulo de la trilogía, que llegó a los cines el pasado año y que recaudó más de 560 millones de dólares (521 millones de euros) en todo el mundo.

El apasionado romance entre Christian Grey (Dornan) y Anastasia Steele tendrá una segunda oportunidad en este episodio de su historia de amor, distribuido por Universal Pictures, que vuelve a contar con un fuerte carácter erótico.

Él, un empresario multimillonario, y ella, una tímida joven recién graduada, comenzaban en la anterior película una apasionada relación que pronto se convirtió en un peligroso juego de dominación sexual, el cual, en 50 sombras más oscuras, aportará a la historia drama y tensión.

La mujer y el cine erótico

Johnson ha afirmado, además, que el papel que tienen que interpretar actores y actrices en películas con contenido erótico es bastante distinto.

"A menudo creo que la presión recae más sobre la mujer por ser la que se desnuda y por mostrarla como vulnerable tanto física como internamente. Y lo considero un reto para el que necesité ser valiente para hacerlo con integridad", añade la actriz, que también asegura que su vida ha cambiado completamente a raíz de las películas.

Según Dornan (Holywood, Irlanda del Norte, 1982), su personaje, a pesar de la dureza y de su lado oscuro, "representa una buena forma de amor" en una película que muestra al espectador que en los romances "el sacrificio y la adaptación es muy importante".

Y lo dice porque en 50 sombras más oscuras Christian continuará explorando sus "demonios internos" y tendrá que convencer a Steele para que vuelva a su vida. La historia, creada por Erika Leonard Mitchell (más conocida por el pseudónimo E.L. James) ha sido superventas a escala mundial desde su publicación.

Por eso, son pocas las cosas que James (Londres, 1963) cambiaría si volviera a escribir los libros, aunque quizá, dice dejaría a los protagonistas separados "más tiempo".

Sobre las críticas que tachaban a los libros y a la película de sexistas, la escritora asegura mostrarse en desacuerdo. Indica, además, que "la más fuerte de los dos protagonistas es Ana".

Tras escribir los libros y trabajar como productora en los filmes, dice que ha aprendido mucho y que considera "una experiencia extraordinaria" introducir en las películas "lo que las mujeres consideran sexy" y haber trabajado con un director de cine con tanta experiencia como James Foley (Nueva York, 1953).

El cineasta destaca que con esta película ha aprendido que cada relación tiene un diálogo propio porque, dice, ha podido ver cómo en la historia los protagonistas "aprenden a comunicarse".

En 50 sombras más oscuras, además de los actores que repiten, entre los que se encuentran Marcia Gay Harden, Rita Ora o Luke Grimes, integran el reparto Kim Basinger, que dará vida a una misteriosa mujer a la que Grey conoció cuando era joven; Bella Heathcote, que será una de las ex sometidas del mismo, y Eric Johnson, que será el jefe de Steele en la editorial.