Los afectados han trasladado a Europa Press que, además, otros siete docentes del centro pernoctarán en casas del municipio en las que han sido alojados.

En concreto, cerca de esta veintena de profesores, que han quedado atrapados en el municipio caudetano, proceden principalmente de la provincia de Albacete, sobre todo de las localidades de Almansa y la capital, y algunos también de Alicante.

También se han tenido que quedar en esta localidad "cinco niños procedentes de La Encina", que también han sido alojados en diferentes casas.

El portavoz de este grupo, que ha preferido no dar sus nombres, ha expresado el "malestar" de los afectados porque, a pesar de haber pedido permiso a la Dirección Provincial de Educación para desalojar cuando ha empezado a nevar, nada más empezar las clases, no ha sido hasta las 11.30 horas cuando "el director provincial" les ha "llamado por teléfono" para indicarles que las clases quedaban suspendidas.

Cuando el profesorado del centro ha terminado de desalojar a todos los alumnos, la carretera N-344 ya estaba cortada y no han podido regresar a sus municipios, teniendo que permanecer en el centro o en las viviendas en las que se les ha acogido.

El malestar se ha incrementado porque "entre las cuatro y las ocho y media de la tarde" han estado "sin luz", lo que les ha dejado sin suministro eléctrico y éste ha afectado a la bomba que les ha dejado también "sin agua y sin calefacción", a esta hora ya restablecida.

Circunstancias que han puesto en conocimiento "del inspector, a través de un e-mail", pero no han recibido respuesta, por lo que han lamentado esa "falta de interés" por los responsables de Educación ante su situación.

Los profesores que pasarán la noche en el Instituto caudetano van a utilizar para pernoctar "las colchonetas que hay en el centro y un montón de mantas" que precisamente hay porque se acababa de hacer una colecta de este material por los alumnos y profesores del centro "para los refugiados".

Consulta aquí más noticias de Albacete.