Tres bomberos han sido rescatados con vida bajo los escombros del edificio derrumbado este jueves en Teherán, donde quedan atrapadas al menos otras 27 personas de las que se desconoce su estado, según informó este viernes la agencia oficial IRNA.

Los equipos de rescate hallaron a los tres supervivientes tras muchas horas de trabajo en la sala de máquinas del edificio Plasco, que se derrumbó después de un incendio que afectó a sus 17 plantas. Siguen desaparecidos 23 bomberos y cuatro reporteros y fotógrafos que cubrían la noticia del incendio cuando se produjo el derrumbe, según la fuente.

El alcalde de Teherán, Mohamad Baqer Qalibaf, aseguró el jueves que había unos 25 bomberos desaparecidos y poco después anunció que al menos 20 habían muerto. No obstante, otros responsables prefirieron guardar cautela mientras continúan las labores de rescate, por lo que todavía no se dispone de una cifra oficial de víctimas mortales en el siniestro, que causó al menos 78 heridos. El alcalde también indicó que los desaparecidos eran solo bomberos, pero un testigo de los hechos ya indicó el jueves a Efe que cuando se derrumbó el edificio había algunos fotógrafos en su interior.

Los esfuerzos para hallar supervivientes continúan y el líder supremo iraní, Alí Jameneí, ha pedido que se dé "prioridad" a estas operaciones. En un mensaje, anoche, Jameneí expresó su "tristeza y preocupación" por lo ocurrido y alabó la "valentía" de los bomberos.

El fuego se desató a las 08.00 hora local (04.30 GMT) en el piso noveno debido a un cortocircuito, según las primeras investigaciones. El llamado edificio Plasco, construido en 1962 como el primer rascacielos de Teherán, albergaba un centro comercial con centenares de tiendas, almacenes y talleres de confección, y estaba situado en la céntrica avenida Yumhuri.