Una de las nietas del que fuera presidente de Gobierno con Franco Luis Carrero Blanco, Lucía Carrero-Blanco, ha enviado una carta a el diario El País en la que considera "desproporcionada y un absoluto disparate" la decisión de la fiscalía de la Audiencia Nacional de pedir dos años y medio de cárcel a Cassandra Vera, una estudiante que hizo chistes en Twitter sobre la muerte de su abuelo, asesinado por ETA en 1973.

"Me asusta una sociedad en la que la libertad de expresión, por lamentable que sea, pueda acarrear penas de cárcel", añade Lucía Carrero Blanco.

Cassandra es una tuitera transgénero de 21 años que la semana pasada denunció a través de la red social Twitter que la Fiscalía le pide "2 años y 6 meses de cárcel, más 3 años de libertad vigilada" por publicar chistes sobre Carrero Blanco.

En septiembre, la joven recibió una notificación para ir a declarar al juzgado central de la Instrucción número 5 de Murcia el 4 de enero. Según cuenta la tuitera, el auto le acusaba de humillación a las víctimas del terrorismo y, concretamente, a Carrero Blanco, quien fue presidente del Gobierno durante la dictadura franquista. La fiscalía ya le ha comunicado la resolución, en la que exige pena de prisión por varias parodias escritas por la joven desde el año 2013 hasta el 2016. Estas versaban sobre el general franquista y el atentado realizado por ETA en 1973.

Los tuits decían cosas como "ETA impulsó una política contra los coches oficiales combinada con un programa espacial".

A la nieta de Carrero Blanco que escribe la carta los tuits de esta joven le causan repugnancia y le entristece que alguien pretenda burlarse de un asesinato. Pero considera la petición de pena de prisión de "desproporcionada" y "atemorizadora". Añade en su misiva que considera "un error peligroso tratar de que la ciudadanía sea respetuosa a base de amenazas y sanciones desmedidas".