Wiwilí de Jinotega
Wiwilí de Jinotega, en Nicaragua. Google maps

Un suceso estremeció a Nicaragua el día de Navidad, cuando un hombre decapitó a un joven y luego fue capturado por los testigos del ataque, que le propinaron una fuerte paliza, informó la Policía Nacional.

El hombre, identificado como José Hilario Olivas Umanzor, de 49 años de edad, cortó la cabeza del joven Oneydi Chavarría Borge, de 16, con un machete, informaron las autoridades.

La agresión ocurrió en una zona rural del municipio de Wiwilí de Jinotega, a unos 270 kilómetros al norte de Managua, según la Policía local.

De acuerdo a las versiones preliminares que investiga la Policía, el joven no tuvo tiempo de defenderse, pues estaba sentado en la silla de una venta de comidas cuando Olivas, sin dirigirle la palabra, se acercó y lo decapitó.

El agresor intentó escapar sin éxito, pues fue capturado, amarrado y golpeado por los testigos, hasta que llegaron los agentes de Policía, quienes lo arrestaron y lo trasladaron a un hospital.

Olivas no reveló de inmediato las razones por las que mató a su víctima, pero el padre del joven dijo que los testigos comentaron que el agresor gritaba que era una venganza porque le habían matado a un hijo la noche anterior, informan los medios nicaragüenses.

El suceso conmocionó a los habitantes de la zona norte de Nicaragua, un país considerado entre los más seguros de Latinoamérica, con una tasa de homicidios de 7 por cada 100.000 habitantes.