En concreto, el fallo del tribunal europeo obliga a los bancos a devolver lo cobrado de manera irregular desde la firma del contrato de la hipoteca con estas cláusulas, y no desde 2013, de cuando data la resolución del Supremo que dictaminó que estas condiciones eran disconformes con la normativa.

Con todo, fuentes de Abanca, que han reivindicado que desde que el banco comenzó a operar con esta denominación nunca "comercializó ni vendió" este tipo de productos, han señalado a Europa Press que cualquier contingencia en este sentido deberá ser satisfecha por el FROB, el fondo de reestructuración ordenada bancaria.

Y es que Abanca es heredera de las antiguas cajas de ahorro gallegas y Novagalicia -la entidad resultado de su fusión y posterior bancarización- y fue comprada por el grupo venezolano Banesco bajo el acuerdo de que el FROB cubriría el 85 por ciento de las reclamaciones relacionadas con préstamos hipotecarios.

Es por ello que, a juicio del banco, es este fondo el que deberá asumir el reintegro de buena parte de las cantidades derivadas de cualquier demanda sobre las cláusulas suelo que, como insisten las mismas fuentes, no se comercializan "desde 2011" ni se cobran a los clientes "desde 2013".

CASI 80.000 AFECTADOS

Por su parte, la asociación de consumidores Acouga cifra en casi 77.300 los afectados por las cláusulas suelo de Abanca en el conjunto del estado español, según ha informado a Europa Press su presidente, Manuel Pérez Arias.

Este dato lo extrae el colectivo de consumidores de la notificación que la entidad financiera hizo a clientes después de presentar una demanda colectiva, que fue admitida por el Juzgado de Primera Instancia número 11 de A Coruña el pasado febrero.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.