Francisco José Alcaraz
Alcaraz asiste desde la tribuna de invitados a un debate en el Congreso de los Diputados (Foto: Efe) Fernando Alvarado / Efe

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha publicado un comunicado en su página web por el que convoca a un gran acto "de rebelión cívica" para el próximo 24 de noviembre en Madrid que partirá de la plaza de Colón bajo el lema "Por un futuro en libertad. Juntos derrotemos a ETA".

A esta marcha, que pedirá la ilegalización de ANV y el PCTV están llamados "todos los ciudadanos de bien", según destacó la asociación presidida por Francisco José Alcaraz. Para AVT, es un "traición y un insulto", así como "un claro riesgo para la seguridad de los españoles", la representación en las instituciones de ambas formaciones.

El Gobierno socialista no cumplió porque negoció antes y después sin que ETA dejara las armas

Además, la asociación reclamará en esta concentración la retirada de la resolución aprobada en el Congreso que habilita al Gobierno a dialogar con ETA, para recuperar así el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo.

"El Gobierno socialista no cumplió dicha resolución, porque negoció antes y después de ésta sin que ETA dejara las armas, incluso con atentados, muertos y heridos".

La asociación tacha la política antiterrorista española de "fraudulenta" y asegura que por las últimas declaraciones del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se entiende que este no descarta "volver a negociar con los asesinos".

Como respuesta, el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Diego López Garrido, ha advertido a la AVT de que "no se puede forzar el Estado de Derecho ni restringir libertades a golpe de manifestación".

En rueda de prensa, el portavoz socialista mostró su respeto por los "sentimientos" que mueven a estos organizadores, pero precisando que en una democracia "no se cometen arbitrariedades", en referencia a que son los "jueces independientes" los que deciden la aplicación de la norma.

"No se puede violentar la interpretación de una norma en un sentido inadecuado a lo que se señala una ley y la jurisprudencia por el hecho de que haya determinadas manifestaciones, aunque todos los que acudan sean muy respetables", subrayó López Garrido.