Draghi alarga el programa de compra de deuda e inyectará medio billón más en la eurozona

  • Hasta marzo se seguirán comprando 80.000 millones mensuales y se alargan las compras nueve meses mas pero de menos cuantía: 60.000 millones.
  • Con esta prórroga se calcula en 2,5 billones de euros el volumen de compras de deuda por parte del BCE desde el inicio del programa en 2015.
  • El BCE mantiene el precio del dinero en el 0% y la tasa de remuneración de depósitos en el -0,4%.
  • El Ibex 35 lidera las subidas en las bolsas europeas y el euro cae con fuerza por debajo de 1,05 dólares.
El presidente del BCE, Mario Draghi (C), conversa con el presidente del Banco de Francia, Christian Noyer (i), en presencia de Peter Praet, miembro del Comité Ejecutivo.
El presidente del BCE, Mario Draghi (C), conversa con el presidente del Banco de Francia, Christian Noyer (i), en presencia de Peter Praet, miembro del Comité Ejecutivo.
EFE

La barra libre de efectivo sigue abierta en Francfort. El Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado este jueves que mantiene su tasa de interés rectora en el mínimo histórico del 0% y lo justifica en que la tasa de inflación en la eurozona —que ahora llega al 0,6%— aún no ha llegado a ese 2% que Draghi considera necesario para eliminar los estímulos monetarios.

No ha sido la única decisión de relevancia de Draghi. Más importante aún, el programa de compra de deuda pública y privada se va a alargar nueve meses más, hasta finales de 2017. En ese semestre adicional el volumen mensual de las compras se reducirá desde los 80.000 millones de euros actuales, a los 60.000 millones. Es decir, se inyectarán 540.000 millones de euros más en las economías de la eurozona.

Desde que el programa de deuda se puso en marcha en marzo de 2015, el BCE ha metido 1,6 billones de euros en la economía de la Eurozona. Ahora, tras el alargamiento del programa, la inyección total a finales del próximo año alcanzaría los 2,5 billones de euros en dos años y medio.

"Y se prolongará más allá si fuera necesario, hasta que el Consejo de Gobierno aprecie un ajuste sostenido de la senda de inflación consistente con su objetivo", ha enfatizado Draghi en un claro mensaje tranquilizador hacia los inversores. "El BCE va a seguir presente en el mercado", dijo. Además, el BCE mantiene la tasa de interés a los depósitos de los bancos a un día en el -0,40%, lo que les cobra por el exceso de reservas.

Draghi, de este modo, impone una tasa de dinero sin coste y sigue penalizando que los bancos depositen el dinero en sus arcas, dos decisiones que buscan empujar el crédito barato hacia la economía real y animar la actividad. Además, los estados y las grandes empresas pueden aliviar su carga de deuda con el programa de compras y así operar aligerados de presiones financieras. Todo un "viento de cola" para economías como la española.

A la espera de una inflación del 2%

El BCE, por otro lado, ha dibujado previsiones económicas para la eurozona similares a las que esbozó en septiembre. Según el organismo monetario, este año se cerrará con un crecimiento del 1,7% y una inflación del 0,2% , mientras que el próximo ejercicio tendrá una expansión económica del 1,7% y una inflación del 1,3%, todavía debajo del objetivo del 2% que desea Francfort. Ni siquiera en 2019 (1,7%) se alcanzaría la tasa.

Draghi sugiere que la tasa del interés del 0% se mantendrá por un periodo de tiempo prolongado, bien pasado el horizonte de la compra de deuda. Y que se alargará en tamaño o duración en caso de que las perspectivas se vuelvan menos favorables o las condiciones financieras no apoyen la subida de la inflación hasta el objetivo.

El BCE también alerta de ciertas "incertidumbres políticas" que pueden condicionar la marcha de la economía, entre ellas, los efectos del brexit, la política proteccionista de Donald Trump cuando tome as riendas de la eocnomía estadounidense —puede castigar a las empresas exportadores de la eurozona— y la difícil situación de las entidades financieras italianas por su exceso de deuda de difícil cobro.

El Ibex 35 lidera las subidas en bolsas europeas

Los mercados recibieron con alegría el anuncio de Draghi. El índice selectivo español Ibex-35 cerró la sesión con una revalorización del 2,06% (hasta los 9.145,4 puntos), un repunte mayor al del resto de plazas europeas, que también cerraron con ganancias: el Dax alemán creció un 1,75%, el MIB de Milán un 1,71%, el CAC 40 de París un 0,87% y el londinense FTSE 100  un 0,42%.

En el mercado español destacan las subidas de los valores bancarios, como el Santander (+5,3%), el Sabadell (+5,2%), Bankia (+5,2%), Popular (+5,1%), BBVA (+4,5%) y Caixabank (+3,8%).

El euro bajó con fuerza poco después de conocerse las decisiones del BCE y quedó por debajo de 1,05 dólares, un 1% menos, tras haber iniciado la sesión de este jueves en 1,07. En cuanto al mercado secundario de deuda, la prima de riesgo española se situaba en 113,70 puntos básicos, con una rentabilidad del 1,515%.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento