Memoria histórica
Manifestación de la Memoria Histórica en Sol en el 41 aniversario de la muerte de Franco. EFE

Misma ciudad, dos caras de la moneda: este 20-N, cuando se cumplían 41 años desde la muerte del dictador Francisco Franco, las calles han sido recorridas tanto por gente que lo homenajeaba como por detractores.

Mientras 200 personas se concentraban en la Plaza de Oriente para recordar y homenajear a Francisco Franco, diversas asociaciones de Memoria Histórica y de víctimas se han manifestado por la mañana por el centro de Madrid para exigir a la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, la retirada de calles franquistas y demás símbolos de la dictadura que aún permanecen.

En Oriente, dos centenares de simpatizantes de Franco han reivindicado los "valores" franquistas en una España de "paro y corrupción".

La concentración, convocada por Fuerza Nueva, Movimiento Católico Español, Falange y Democracia Nacional, se celebra cada 20 de noviembre en Madrid para "honrar" a Franco y a José Antonio Primo de Rivera, del que se cumplen 80 años de su muerte.

El único incidente durante la misma ha sido cuando, mientras representantes de los citados colectivos leían sus manifiestos, un joven que llevaba un cartel de "Franco Asesino" ha irrumpido y ha sido agredido por algunos miembros, si bien la Policía les ha separado segundos después.

"Francisco Franco siempre presente. Hijo predilecto de la Iglesia", "José Antonio siempre presente. Católico insigne" y un lema muy a lo Trump, "Hagamos España grande de nuevo", eran algunos de los carteles que portaban los asistentes a la concentración, en la que abundaban banderas franquistas y gritos de "¡Viva España!".

La lluvia que caía esta mañana sobre la capital no ha impedido que se llevase a cabo la concentración. "Pese a la lluvia, a los patriotas no nos impiden la cita con nuestra historia", ha dicho una de las organizadoras.

Los intervinientes en este acto han reivindicado los "valores" de la España franquista frente a una sociedad que está en peligro y en la que "se negocia con terroristas, se legaliza el aborto y se da prioridad a una masa ingente de inmigrantes antes que a los españoles".

"Ni el tiempo ni el sistema lograrán acallar nuestra voz. Viva la unidad de España", ha señalado uno de los intervinientes del acto.

Asociaciones de Memoria Histórica y de víctimas se han manifestado este domingo por la mañana por el centro de Madrid para exigir a la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, la retirada de calles franquistas, en el mismo día en que se cumplen 41 años de la muerte de Francisco Franco.

Convocados por el Encuentro Estatal de Colectivos de la Memoria Histórica y de Víctimas del Franquismo, los participantes en el acto han partido al mediodía desde la Puerta del Sol hasta la Plaza de Cibeles sin que se registrasen incidentes y en todo momento acompañados de presencia policial.

Más de un centenar de personas con banderas republicanas han gritado consignas como "Queremos Manuela, memoria de la buena, y no Paca Sahuquillo, memoria del franquismo" y "Sin memoria no hay democracia".

Asimismo, en los carteles que portaban se podían leer frases como "Madrid será la tumba del fascismo", "Estos crímenes no prescriben", así como un gran cartel con todas las calles y monumentos franquistas que existen todavía en Madrid.

Una vez han llegado a Cibeles, sobre la una y media de la tarde, representantes de los colectivos han leído un manifiesto en el que han reivindicado la necesidad de retirar los nombres de estas calles porque las "víctimas necesitan respeto".

Tras leer el manifiesto, los asistentes a la manifestación han guardado un minuto de silencio por las familias de las víctimas.