El descuartizador de Majadahonda
Imagen de archivo de uno de los registros a la vivienda del descuartizador de Majadahonda, acompañado por efectivos de la Guardia Civil. Sergio Barrenechea / EFE

La Fiscalía pide 30 años de internamiento para el presunto descuartizador de Majadahonda (Madrid), Bruno H.V, al aplicarle "una eximente incompleta por enajenación mental" en relación a las muertes de su inquilina Adriana Giogiosa y de su tía Liria, ocurridas en 2015 y 2011 respectivamente.

En el escrito de acusación, fechado el pasado 11 de octubre, el Ministerio Público le acusa de dos delitos de homicidio, uno de falsedad documental, otro de estafa y un delito de tenencia ilícita de armas, por lo que pide que se le condene a 26 años, un mes y 58 días de prisión.

Sin embargo, precisa que de conformidad con el artículo 104.1 del Código Penal "procede imponerle la medida de internamiento para tratamiento médico adecuado a la patología psíquica que padece durante 30 años".

El acusado padece esquizofrenia paranoide con varios ingresos, el último en 2014Lo hace al manifestar que "concurre la eximente incompleta de enajenación mental" en relación con los delitos de homicidio.

"El acusado padece esquizofrenia paranoide con varios ingresos, el último en diciembre de 2014, es una enfermedad de curso crónico, con un delirio asentado, una personalidad de base esquizotipica, con suspicacia y recelo elevados y dificultades para la relación interpesonal", señala el fiscal.

Consulta aquí más noticias de Madrid.