El suceso se produjo poco antes de las 12.45 horas, cuando el 1-1-2 recibió una alerta informando de que una persona que estaba en el agua había sufrido un síncope y presentaba síntomas de ahogamiento, y que el socorrista de la playa le estaba prestando la primera asistencia.

El SUC movilizó una ambulancia de soporte vital básico y una ambulancia medicalizada que lograron reanimar al bañista. Una vez estabilizado, el hombre fue trasladado a un centro hospitalario del sur de la isla.