Verónica Romero
Verónica Romero durante una de sus actuaciones en el concierto de 'OT: El Reencuentro'. GTRES

El concierto que dieron anoche en Barcelona los exconcursantes de la primera edición de Operación Triunfo se convirtió en la culminación perfecta de un reencuentro que, con tres exitosos documentales emitidos los últimos tres domingos, ha resucitado un fenómeno de masas alimentado por la nostalgia.

Si los documentales han dado material para infinidad de comentarios, anéndotas y curiosidades, el concierto no fue menos: los abucheos a Juan Camus (a pesar de su esfuerzo por dignificar a sus compañeros), la química entre Gisela y Bustamante, el beso de Manu Tenorio y Nuria Fergó y, por supuesto, la esperada actuación de Escondidos, de David Bisbal y Chenoa, y la posterior y comentadísima 'cobra'.

Sin embargo, uno de los sucesos más desconcertantes del concierto de OT: El Reencuentro fue la presentación que Verónica Romero hizo de su compañero Alejandro Pareño. "No es un super musicazo pero tiene una super sonrisa", dijo la cantante ante un público asombrado.

Al parecer, los nervios le jugaron una muy mala pasada y Vero no ha querido dejar pasar la oportunidad de disculparse cuanto antes. "Tengo que aclarar esto porque tengo una cosa...", cuenta la cantante a FórmulaTV en un vídeo en el que explica que le había prometido a Alejandro que le presentaría "súper guay" y que, después, le traicionó el directo y no dijo lo que quería decir.

"Se ve que yo quería decir 'no solo es un musicazo' y he dicho 'no es un musicazo', pero era '¡no solo es un musicazo!'", cuenta entre risas y nervios. "Alejandro Parreño es el mejor cantante del mundo, por favor. Que me he equivocado, que me ha faltado un solo", insiste.

"¿Ha quedado claro o lo vuelvo a explicar?", repite un poco azorada antes de volver a dar la explicación una segunda vez. "No solamente es un musicazo sino que tiene un corazón muy grande, una sonrisa que te dice 'te quiero' y eso es lo que quería decir, que canta de la leche. ¿Lo vuelvo a repetir? Parreño, ¡te quiero!", termina Verónica.

Por supuesto, Parreño ha aceptado las disculpas, como ha dejado claro en Twitter.

Vero también ha sido protagonista de algunas otras anécdotas en los últimos días. Por ejemplo, cuando Juan Camus le hizo un pequeño feo en el segundo documental de OT: El Reencuentro, al afirmar que a él lo había echado porque pidió a la gente que votara a favor de Verónica. "Me pidió perdón después por un mensajito. No hacía falta decir lo que dijo, pero en ocasiones cuando estás con tantas cosas no sabes ni lo que dices, ni dices lo que piensas realmente. Yo le dije que no pasaba nada, que no se lo tenía en cuenta", contó luego la cantante en una entrevista a Vanitatis casi prediciendo con esas palabras el desliz que luego tendría ella en el concierto.

También fue muy comentado el momento en el que, en el tercer programa, David Bisbal le "robó" a Verónica su frase durante la despedida con la canción Mi música es tu voz.