Apartamento turístico
Apartamento turístico en España. EUROPA PRESS

Los extranjeros residentes en España realizaron transacciones inmobiliarias por un montante de 5.243,4 millones de euros en el primer semestre de 2016, lo que supone un aumento de casi el 15% en comparación con el mismo periodo de 2015 (4.572,6 millones), según datos del Ministerio de Fomento.

La cuantía total del grueso de estas operaciones se concentra en la vivienda de segunda mano, que movilizó 4.684,8 millones, frente a los 558,6 millones de los pisos de obra nueva. Respecto al año anterior, la cuantía de las operaciones de viviendas de segunda mano creció un 14,6% y la de los inmuebles de obra nueva lo hizo un 14,8%.

En cuanto a la distribución regional, la autonomía en la que se movilizaron más recursos por parte de los extranjeros residentes para comprar una vivienda fue la Comunidad Valenciana, con 1.153,2 millones, seguida de Andalucía (1.181 millones) y Cataluña (942,9). Por provincias, se sitúan a la cabeza Alicante y Málaga, con 995,4 y 962 millones de euros, respectivamente.

Según datos del Consejo General del Notariado, los extranjeros compraron un total de 76.680 viviendas libres en España en 2015, lo que supone un incremento del 12,9%. Esa cifra supone un 20% del total de operaciones de compraventa de vivienda realizadas durante el pasado año y pone de manifiesto que el peso de las compraventas de extranjeros ha venido incrementándose desde 2007. La mayoría de las compras se realizan en las islas (Baleares y Canarias) y por ciudadanos británicos.

Diferenciando entre extranjero residente y no residente, el 51,7% de las operaciones de compraventa fueron realizadas por extranjeros no residentes. Aún así, la compraventa de vivienda libre por parte de extranjeros residentes aumentó un 18,2%, tasa superior a la experimentada por los compradores extranjeros no residentes, que se situó en el 8,4%.