Así lo han confirmado a Europa Press fuentes de la Consejería de Salud, que ha trasladado sus disculpas a todos los profesionales afectados por las incidencias registradas, asegurando que en el momento en que se constató, a primeros de mes, que este servicio no reunía las condiciones adecuadas, se tomaron las medidas oportunas para subsanar el problema de inmediato y asegurar que los menús que se sirven a estos profesionales reúnen la calidad exigida.

El servicio prestado por la nueva empresa adjudicataria se suspendió el pasado día 6 de septiembre de forma cautelar y se inició el expediente de rescisión del contrato, para asegurar que las comidas que se sirven a los profesionales sanitarios reúnen la mencionada calidad exigida.

Además, con antelación, el día 5 de septiembre se comunicó a los profesionales sanitarios de guardia que podían comer en los restaurantes cercanos a su centro de trabajo, asumiendo el coste la Administración autonómica.

La adjudicación del servicio, según han recordado las mismas fuentes, se realizó por concurso público y la empresa adjudicataria cumplía con todas las exigencias recogidas en el pliego de prescripciones técnicas, que es el documento en el que se definen las características que ha de cumplir el servicio a prestar y la empresa que lo ha de dar, e incluso pasó la prueba de menú, con participación de profesionales.

Es decir, por parte de la Consejería de Salud se ha dado cumplimiento a la Ley de Contratos del sector público, a la vez que ha de estar siempre vigilante, como ha ocurrido en este caso, para intervenir ante cualquier incumplimiento en la prestación del servicio.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.