César Luena, secretario de Organización del PSOE, ha anunciado que el partido convocará un congreso extraordinario para la elección de un nuevo secretario general y una nueva Ejecutiva, "para que lo voten los militantes".

El secretario de Organización ha anunciado los pasos que se darán tras la dimisión en bloque de 17 de los 35 miembros de la Ejecutiva para así tratar de forzar el cese de Pedro Sánchez como secretario general.

Luena ha confirmado que la dirección del partido no estará en manos de una gestora.

Los miembros de la Ejecutiva serán convocado para este jueves a las 10.30 horas para decidir sobre la convocatoria de un comité federal, que será el órgano que decidirá la convocatoria del congreso federal extraordinario en el que será elegido el nuevo dirigente. A esta reunión de mañana no están convocados los 17 miembros que han dimitido este miércoles.

La renuncia de los 17 miembros se ha producido en una semana en la que se preparaba una reunión del comité federal este sábado, en el cual Sánchez pretendía que fueran aprobadas unas primarias, para revalidar su liderazgo y a las que había invitado a presentarse a los dirigentes críticos ante el bloqueo para formar Gobierno.

Maniobra "grave"

Sobre las dimisiones, luega las ha calificado de "antidemocráticas" y ha dicho que lo que se pretende es que los militantes no se expresen.

"Es muy grave porque, quiero ser prudente, todo indica que son algunos dirigentes quienes han instigado estas dimisiones para provocar que en el PSOE no se celebrara un congreso y los militantes no hablaran, para que al PSOE lo dirigiera una gestora", ha dicho Luena. "En el Partido Socialista se ha pretendido que los militantes no hablen".

"Si quienes temen a los militantes o no quieren que hablen, ¿pueden dirigir el PSOE? En el PSOE se tiene que tener el respaldo de los militantes para dirigir. No caben atajos, ni artimañas, ni golpes", ha proclamado Luena.

Según el secretario de Organización, la operación llevada a cabo por los críticos a través de la renuncia de los 17 integrantes de la dirección debe ser dilucidada por un congreso extraordinario en el que los afiliados se pronuncien.

"Para representar al PSOE, hay que escuchar a los militantes, contar con su referendo. No esconderse de los militantes o temerlos y evitar que no voten", ha advertido Luena a los detractores de Sánchez.

Sánchez sigue siendo el líder

Luena ha insistido en que las decisiones las tienen que tomar las bases, que "son las que mandan en el PSOE".

"La dirección federal liderada por Sánchez lo que va a hacer es cumplir y hacer cumplir las normas y estatutos del partido, convocar un Comité Federal que convoque un congreso extraordinario y que se preserve lo más importante, la voz y el voto de los militantes", ha remarcado.

Ante el vacío de poder que puede provocar la dimisión de la mitad de la Ejecutiva, Luena ha aclarado que Sánchez sigue estando al frente del partido: "El líder del PSOE es su secretario general y el secretario general del PSOE elegido por los militantes es Pedro Sánchez".

Pelea por los estatutos

El artículo de la discordia que han invocado tanto Luena como los 17 cargos que han dimitido, el 36.o de sus estatutos, deposita en un congreso extraordinario la elección de una nueva Ejecutiva.

El citado artículo, enmarcado en las competencias del Comité Federal, dice así: "Cubrir las vacantes que se produzcan en la Comisión Ejecutiva Federal y Comisión Federal de Ética y Garantías. Cuando las vacantes en la Comisión Ejecutiva Federal afecten a la Secretaría General o a la mitad más uno de sus miembros, el Comité Federal deberá convocar Congreso extraordinario para la elección de una nueva Comisión Ejecutiva Federal".

Luena, en consecuencia, ha señalado que será ese congreso el que determine la nueva dirección y, por tanto, los militantes.

Y lo mismo, aunque con otro fin, alegan los llamados críticos, los que han dimitido. Porque en el escrito con el que acompañan la dimisión solicitan a la presidenta del Comité Federal, la andaluza Verónica Pérez, y a la de la Comisión Federal de Ética y Garantías, la histórica dirigente socialista y exconsejera en el Gobierno de Patxi Lopez, Isabel Celáa, que en el orden del día del Comité Federal se incluya el cese de la Ejecutiva.

Los dimisionarios apelan a la Comisión de Ética, porque, entre sus competencias, tiene una especialmente relevante en estos momentos y es "informar al Comité Federal de los litigios surgidos entre militantes, militantes y órganos del Partido u órganos del Partido entre sí".

Por tanto, el Comité Federal, el máximo órgano del partido y previa información del órgano de garantías, ha de ser el que acuerde "las medidas estatutarias y políticas que corresponden en su seno", según indican quienes han dimitido.

Sin embargo, ese Comité, convocado formalmente el pasado lunes por la Ejecutiva con carácter extraordinario, no tiene en su agenda este asunto y, precisamente por ser extraordinario, no sería posible añadir nuevos puntos. Pero los críticos plantean lo contrario. 

Encuesta

¿Debería dimitir Pedro Sánchez de su cargo de secretario general del PSOE?

Sí. Debe dimitir porque no cuenta con el apoyo del máximo órgano del partido.
45,61 % (19206 votos)
No. Fue elegido por los militantes y debe gestionar una solución para el partido.
54,39 % (22902 votos)