Las obras tenían que haber concluido en junio. La apertura del Centro de Talasoterapia de Gijón acumula ya un retraso de cuatro meses con respecto a los planes del Ayuntamiento. Pese a que las obras están muy próximas a concluir, la instalación no abrirá sus puertas hasta Navidad.

Aún ha de desarrollarse la fase de pruebas, en la que se compruebe que el recinto no tiene fugas de agua y que todo funciona correctamente.

Está previsto que entre el 25 y el 28 de octubre se desarrolle el plazo de preinscripciones, coincidiendo con la presentación del centro en la Feria de Turismo de Gijón. El tope de abonados estará en unas 5.000 personas.