Los padres que desean que su hijo se llame Lobo ya pueden inscribirle con ese nombre en el Registro Civil, después de que la Dirección General de los Registros y Notariado haya estimado el recurso interpuesto por estos progenitores contra la resolución que les denegó esa posibilidad.

Según han avanzado fuentes próximas a la Dirección General de Registros, este organismo, dependiente del Ministerio de Justicia, ha remitido al Registro Civil de Fuenlabrada, en Madrid, la resolución por la que estima favorablemente el recurso presentado por los padres con el fin de que éstos puedan inscribir en el mismo al recién nacido con el nombre de Lobo.

El director general de los Registros y Notariado, Javier Gómez Gálligo, se ha reunido este martes con la pareja para comunicarle en persona la decisión. Gálligo ya anunció el pasado 3 de agosto que aceptaría el nombre de Lobo porque "no confunde el sexo, no atenta contra la dignidad y es bonito".

La pareja había lanzado una campaña en Change.org después de que el Registro Civil de Fuenlabrada denegase ese nombre basándose en una resolución de 2005 en la que ya se impidió a otra familia llamar así a su hijo argumentando que se trataba de un apellido.