Imagen de las armas incautadas.
Imagen de las armas incautadas. EUROPA PRESS/GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil ha desmantelado en Sevilla un importante depósito ilegal de armas y precursores de explosivos y ha detenido al propietario del mismo, un vecino de la localidad de Dos Hermanas, de 48 años de edad, al que se le imputan los supuestos delitos de depósito de armas de guerra, de explosivos, de municiones y de armas y contra la salud pública.

La Guardia Civil imputa a un vecino de la localidad los supuestos delitos de depósito de armas de guerra, de explosivos, de municiones y de armas y contra la salud pública Según ha informado en un comunicado el Instituto Armado, la investigación se inició tras obtener información sobre una transacción de armas sospechosa entre Europa del Este y Dos Hermanas, cuando los agentes estaban haciendo un seguimiento de ventas de armas de fuego a través de Internet contando con la cooperación policial internacional.

Dicha información puso a los investigadores sobre la pista de un individuo solitario, residente en Dos Hermanas, en una propiedad rural y aislada entre los ríos Guadaíra y Guadalquivir y sin constatar una actividad laboral evidente ni vida social alguna.

Rehabilitación de las armas

Según la investigación llevada a cabo por la Guardia Civil, el ahora detenido adquiría en diferentes países del este de Europa armas de fuego inutilizadas, muchas de ellas de guerra (fusiles de asalto y subfusiles) que posteriormente sometía a un proceso de rehabilitación mediante la fabricación de cañones u otras piezas fundamentales, dejándolas nuevamente en disposición de disparar.

Igualmente, supuestamente se dedicaba a la fabricación ilegal de la munición necesaria para ser disparada con dichas armas, para lo que disponía de ingentes cantidades de vainas metálicas, fulminantes y proyectiles de diferentes calibres de arma corta y de guerra.

También aprovechaba la maquinaria del taller clandestino (torno, fresadora, prensa hidráulica y otras herramientas) y la munición que fabricaba para transformar armas detonadoras para que pudieran efectuar fuego real y disparar proyectiles.

Con esta operación, según ha expresado la Guardia Civil, se ha impedido que un elevado número de armas (muchas de ellas de guerra) y su cartuchería pudiera haber llegado a canales de venta vinculados con la delincuencia común y el crimen organizado, con imprevisibles consecuencias para la seguridad ciudadana.

Material intervenido

Así, han sido intervenidas más de 60 armas de fuego y numerosas piezas fundamentales; alrededor de 30.000 unidades y componentes de munición (entre cartuchería acabada, vainas, fulminantes y proyectiles para su fabricación); 70 kilogramos de precursores de explosivos y elementos auxiliares (detonadores, sistemas de ignición, mecha, entre otros).

Entre las armas intervenidas hay tres fusiles de asalto AK-47, cinco subfusiles, seis rifles y carabinas, diez revólveres y siete pistolas Entre las armas intervenidas hay tres fusiles de asalto AK-47, cinco subfusiles, seis rifles y carabinas, diez revólveres y siete pistolas, un lanzagranadas de 40 milímetros de fabricación artesanal y 43 granadas de mano.

El ahora detenido ha sido puesto a disposición del titular del Juzgado de Instrucción número uno de Dos Hermanas. Esta actuación se circunscribe dentro del Plan Integral para el control de las Armas de Fuego (Picaf), que la Guardia Civil desarrolla a nivel nacional con la finalidad de "ejercer un control exhaustivo sobre todo tipo de armas de fuego y su implicación con cualquier tipo de acciones delictivas", dada la competencia exclusiva que el Instituto Armado tiene encomendada en esta materia.

En la operación han participado agentes pertenecientes al Servicio de Información de la Guardia Civil, así como de sus Unidades Centrales (UCE-3), Regionales (SIZ Andalucía), y de la Comandancia de la Guardia Civil de Sevilla (Usecic y Gedex). Asimismo, han contado con la colaboración de la Policía Federal de Alemanía (BKA)

Consulta aquí más noticias de Sevilla.