Joyería atracada
En la imagen joyería situada en el Paseo de Gracia en la que un grupo de Pink Panther ha robado más de 400.000 euros en 48 segundos. POLICÍA NACIONAL

La Policía Nacional, con la colaboración de Interpol Belgrado y de la policía alemana, ha logrado la detención por primera vez de un grupo de Pink Panther mientras atracaban, una peligrosa banda serbia que había conseguido este viernes en 48 segundos apoderarse de un botín en una joyería de Barcelona de 400.000 euros.

El comisario jefe de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta, Héctor Moreno, ha destacado la importancia de esta operación, en la que se ha conseguido detener a todo el grupo, cinco personas, cuando huían de la joyería situada en el Paseo de Gracia de Barcelona en la que acababan de dar el golpe.

Los miembros de la banda, dedicados a perpetrar atracos a mano armada en joyerías por todo el mundo, estaban siendo vigilados por los agentes, tras ser alertados por la policía internacional del viaje a Barcelona de uno de sus miembros.

"Era un dispositivo de vigilancia, no sabíamos si iban atracar en ese día o en otro, llevábamos varios días detrás y la peligrosidad de ese grupo hizo que adoptáramos medidas de seguridad" con la presencia del Grupo Especial de Operaciones (GEO), "que fue fundamental para la detención ayer en un escenario con mucha gente en las máximas condiciones de seguridad".

El atraco tras el que fueron arrestados los atracadores ocurrió hacia las 11.45 horas de la mañana de este viernes y provocó algunas escenas de nerviosismo en las terrazas de los bares y restaurantes de las inmediaciones.

Algunos de los ladrones fueron detenidos tras una persecución a pie en la zona, el epicentro comercial de artículos de lujo en la capital catalana. En la persecución ha habido detonaciones intimidatorias al aire, según algunos testigos.

Fieles a la leyenda de la velocidad con la que trabajan los Pink Panther, el asalto se produjo en 48 segundos, en los que reventaron varios expositores con una maza y se apoderaron del género más exclusivo de la joyería, que tras el arresto ha sido recuperado, junto a un revólver.

Uno de los miembros de la banda, que portaba un revólver del calibre 44, huyó a la carrera hasta una calle próxima donde fue finalmente interceptado por los policías que tuvieron que efectuar dos detonaciones al aire.

Otros tres miembros fueron detenidos a pocos metros de la joyería y un cuarto, que logró en principio escapar, también fue arrestado poco después. "Es una operación que policialmente tiene una gran importancia porque es la primera vez que un grupo de esta naturaleza es detenido en el momento de cometer un atraco y en toda su integridad", ha destacado el responsable de la unidad de delincuencia organizada.