Así lo ha asegurado Antonio Fernández, el impulsor del local, que ha señalado que pretende convertirse "en un miembro destacado de la oferta gastronómica de la ciudad".

Durante esta semana se ha presentado la carta del restaurante en varios cócteles, a los que han acudido miembros del tejido empresarial y de la sociedad malagueña, según han destacado, en un comunicado.

La propuesta de Antonio Fernández tiene una carta en la que se pueden degustar especialidades típicas de Málaga. Entradas frías y calientes sencillas con sabores y olores de la cocina más tradicional malagueña, en formato tapa o ración componen sus platos, como la ensaladilla rusa de gambas y la ventresca de atún, han indicado.

También destacan la porra antequerana, el foie micuit de la casa con reducción PX, pasas y vainilla, croquetas de guiso tradicional de jibia; las croquetas de ropavieja, tortilla fundente de setas y lascas de cecina, entre otros.

La carta dispone de seis platos principales: pescados del día para elegir y carnes para todos los gustos, desde el chivo malagueño, carrillada de buey, presa ibérica confitada o solomillo de ternera parrilla y hasta 'steak tartar' de ternera gallega. Los postres caseros "redondearán" estas experiencias gastronómicas, siempre maridadas por los mejores caldos, ha apuntado.

Por otro lado, también dispone de un espacio para encuentros profesionales organizados por empresas, asociaciones e instituciones. De este modo, ha indicado que ofrecen un espacio "versátil" y "configurable" para generar negocio disfrutando, compartiendo experiencias, así como servicios y productos.

Asimismo, ha apuntado que están trabajando en el Club Happker, un grupo abierto en el que "el único requisito es disfrutar, generando relaciones y negocio en un ambiente relajado y tranquilo". Un 'afterwork' en el que recuperar el B2B, cerrar acuerdos, conocer nuevos talentos o acabar la jornada, ha destacado.

NUEVO PASO EN SU CARRERA

De esta manera, Fernández ha reconocido que da "un nuevo paso en su andadura profesional", que comenzó en la Escuela de Hostelería La Cónsula de la capital, y que se complementa con su última etapa de en Dom Vinos, la que le ha llevado a conocer a multitud de clientes y amigos. "Fruto de esta evolución personal y profesional hacia el bienestar y la felicidad es el nuevo restaurante Eboka", ha confesado.

En esta nueva etapa lo acompañan un grupo de amigos y empresarios malagueños "enamorados y seguros de su buen hacer", ha asegurado. Eboka surge entre este grupo de amigos en Dom Vinos, convencidos de que "juntos podemos conseguir mucho más". Así, Cristian Soler está al mando de la cocina y Rafael González al frente de la atención directa con los clientes.

Eboka ya ha abierto sus puertas en calle Pedro de Toledo, "lugar emblemático de la ciudad, frente al Museo Revello de Toro, junto a la Catedral y el Museo Picasso y el de la Aduana", ha destacado.

"Un espacio para el deleite gastronómico, con mesas donde se pueden degustar las especialidades de platos de Málaga. Y la mejor bodega con los más sorprendentes vinos locales, nacionales e internacionales", ha resaltado.

Consulta aquí más noticias de Málaga.