Excavaciones en Tortosa
Imagen de la muralla romana descubierta frente a la catedral de Tortosa. ACN

Un grupo de arqueólogos, que trabajan en las excavaciones del solar frente a la catedral de Tortosa, han descubierto un tramo de muralla de 40 metros de largo por 3 de altura de la Dertosa romana, de alrededor del siglo V, de la etapa tardo-romana.

Más allá de alguna pared de domicilios particulares o restos funerarios, nunca antes se había encontrado un vestigio tan importante de la antigua Dertosa, que ha sido calificado de "sorprendente, extraordinario y espectacular" por el coordinador de las excavaciones, Jordi Diloli. También se hallan en el solar restos medievales y andalusís, y la parte de una plaza pública de la etapa Alto-Imperial, del siglo I o II, que podría estar vinculada al Foro, del que se encontraron indicios dentro del actual edificio de la Hospitalidad del Obispado de Tortosa.

El Ayuntamiento de Tortosa se ha responsabilizado de preparar un proyecto para este espacio que ponga en valor los hallazgos pero ya prevé que requerirá "más coste y más tiempo" construir la nueva plaza que abrirá la catedral al río Ebro. El tramo de muralla localizado servirá para materializar por primera vez un espacio público "de primer orden" y transforma las "intuiciones" en certificaciones de gran relevancia científica e histórica.

La fachada fluvial de Dertosa

La plaza monumental hallada también está hecha en 'opus caementicium', una mezcla de mortero y piedra. Diloli ha detallado que también han aparecido unos depósitos adosados a la muralla cercana a la plaza de los que se desconoce el significado. En el cercano edifico de la Hospitalitat apareció un podio, posiblemente la base de un edificio monumental. "Estaríamos ante un conjunto público importantísimo de la ciudad que miraría de cara al río", ha dicho el profesor.

Según Diloli, se mantiene abierto el debate sobre si en la época altoimperial (anterior a la muralla tardía ahora localizada) había una muralla que cerraba la ciudad ante el río Ebro o si eran los edificios públicos los que hacían de fachada fluvial. "Lo tenemos que aclarar a medida de que avancemos con la excavación. Ahora sabemos que en el siglo V o VI, en la época romana tardoantigua, la ciudad necesita ser encerrada, posiblemente por los peligros externos o una necesidad defensiva, y se construye el gran tramo de murall que ahora se ha descubierto", ha detallado Diloli. Los vestigios certifican que la muralla romana se reaprovechó más tarde, en época islámica, en la Turtusa de los siglos IX y X, levantándola aúln más.

El alcalde de Tortosa, Ferran Bel, se ha declarado muy satisfecho por la "constancia física" de la Tortosa romana que se consigue con el hallazgo de la muralla. Una vez acabadas las excavaciones es septiembre, se formará un grupo de trabajo entre el Departament de Cultura, el Ayuntamienmto y los arqueólogos para determinar el diseño del espacio que se puede proyectar en el solar.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.