Lucía Murillo, la mujer que en 2002 fue raptada y violada cuando salía de su trabajo en Martorell, criticó que José Rodríguez Salvador, más conocido como el violador del Vall d'Hebron, haya sido puesto definitivamente en libertad y afirmó que, tal como actualmente está la legislación, las víctimas son violadas dos veces, una por el violador y otra por los jueces.

"He sido violada por el violador y por la justicia", afirmó en declaraciones a Europa Press Televisión, visiblemente indignada con la excarcelación de Rodríguez Salvador. Para esta víctima, es posible, sin cambiar la Ley, que este tipo de delincuentes cumplan más años de prisión.

Los violadores viven mejor que nosotras

"Con ellos no se está cumpliendo la Ley. Con la Ley se pueden hacer muchas cosas y no las hacen. La Ley se cumple según quiere interpretarla el juez, y la interpretación de los jueces en estos casos
es muy floja", denunció Murillo.

Por ello, demandó que a este tipo de delincuentes sexuales se les aplique "la máxima condena" contemplada en el Código Penal, y se les "quiten todos los privilegios que tienen en la cárcel" que, en su opinión, "son muchos". "Viven mejor que nosotras", criticó.

Menores privilegios

"Vemos que ellos tienen sus privilegios y nosotras nada", subrayó Murillo, quien señaló que mientras que ella, que fue violada, es visitada por el psiquiatra "veinte minutos cada cuatro meses", los violadores "tienen un psicólogo en la cárcel que los visitan cada dos días, cuando ellos piden". "¿Por qué ellos piden y se les dan y yo pido y me lo niegan? Es muy injusto, pero es así", añadió.

Preguntada por la posibilidad de usar un tratamiento de 'castración química' con estos delincuentes sexuales, Murillo indicó que no sería solución, ya que "dejarían de tomar el medicamento tarde o temprano". "Yo, claro, los castraría a todos, y no químicamente, porque soy una violada, pero tampoco creo que fuera solución. Yo los metería en la cárcel para siempre", dijo.

Ellos tienen sus privilegios y nosotras nada

Ya en la calle

José Rodríguez Salvador, el llamado "violador de la Vall d'Hebron", ha abandonado la prisión tras haber cumplido 16 de los 311 años a que fue condenado, después de que la Audiencia de Barcelona ordenara el pasado viernes su excarcelación definitiva, rechazando así el último intento de la Fiscalía para que siguiera en prisión.

Sin embargo, la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha anunciado su intención de recurrir la decisión de la Audiencia de Barcelona al Tribunal Supremo (TS), al que pedirá que vuelva encarcelarlo.