SALVADOS
Pablo Iglesias y Albert Rivera discuten en su cara a cara en Salvados. EFE

Ha sido un partido de vuelta más corto, con un tono más duro y mayor agresividad. En el segundo cara a cara entre Albert RiveraPablo Iglesias en Salvados ha habido más pullas entre un candidato y otro, y el momento álgido de esos encontronazos tuvo un tema como protagonista: los refugiados.

Aunque ambos coincidieron en que España debe agilizar los trámites para acoger a los 18.000 refugiados con los que se había comprometido, el rifirrafe llegó con la réplica de Pablo Iglesias: "Lo que dices es sensato Albert, pero no entiendo por qué votasteis en el Parlament de Cataluña a favor de retirar la tarjeta sanitaria a los inmigrantes".

"Pablo, tu demagogia es insultante", le respondió, tenso, Rivera. "No te pongas nervioso", le dijo Iglesias. "No me pongo nervioso, me indignas Pablo, no hagas demagogia con la muerte", agregó el líder de Ciudadanos, cuya conversación se entrecortaba con la de Iglesias. "¿Cómo puedes jugar con personas que piden asilo político? No te pongas nervioso, Pablo. Con los refugiados hay que acogerles porque piden asilo político, es diferente. Que tú lo mezcles con una política económica es una barbaridad", prosiguió Rivera.

Al igual que sucedió horas antes de la emisión de este programa en Twitter, Jordi Évole terminó zanjando el asunto: "Pensaba que iba a haber consenso en este tema, podemos dar por enterrado el 'espíritu del Tío Cuco' —nombre del bar donde tuvo lugar el anterior debate—, al mismo tiempo que Rivera decía "lamentable".

Se reafirman en sus pactos

Sobre con quién pactarían tras el 26-J, los candidatos de Podemos y Ciudadanos se han reafirmado en sus posiciones tras echarse la culpa el uno al otro de haber impedido que hubiera un gobierno tras el 20 de diciembre. "Lo cierto es que el PP y tú habéis impedido poner en marcha el Gobierno", "os interesa que siga Rajoy, es un chollo para Podemos, para que vosotros crezcáis", ha criticado Rivera, que ha tildado a Iglesias en más de una ocasión de "intransigente".

"Me sentaré con quien pueda formar gobierno, con el PSOE y el PP", ha dicho Rivera, y ha matizado ha continuación que para pactar con el PP "tiene que haber n nuevo equipo. No estaremos en un gobierno con Rajoy porque no representa el cambio en este país".

"Defendéis una gran coalición en una posición extraña, porque no hacéis falta para eso", le ha contestado Iglesias. Sobre la postura de Podemos, Pablo Iglesias ha defendido que estarían de acuerdo "en buscar apoyos con fuerzas políticas vascas o catalanas para un acuerdo de investidura", pero que solo formarían "un equipo de gobierno con el Partido Socialista".

Al concluir la entrevista, Évole les ha mostrado las impresiones que ambos compartieron por Twitter tras el debate de Rajoy y Sánchez con motivo de las elecciones del 20-D, que se vio deslucido por descalificaciones como "indecente" "ruin" y "mezquino". Al preguntarles a ambos por su opinión tras este segundo cara a cara también ha habido discrepancias: "Incluso aunque haya sido un tono más duro, el respeto ha estado encima de la mesa", ha manifestado Pablo Iglesias. Por su parte, Albert Rivera se mostró más directo: "Han cambiado cosas para bien o para mal, no podemos decir que el tono es el mismo que el del Tío Cuco. Pero aunque no te lleves bien, hay intentar llegar a acuerdos".

Otros temas: educación, sanidad, empleo...

En lo que respecta a educación, Rivera ha defendido que si gobierna Ciudadanos "habrá educación pública y concertada". "Entendemos que la concertada tiene que seguir existiendo, pero la prioridad tiene que ser la educacion pública con las mejores condiciones, y poco a poco ir evolucionando el modelo", indicó Inglesias al respecto.

Sobre recortes, Rivera dijo que "en Sanidad se tienen que acabar, porque porque hay otras partidas de las que se puede recortar. Nos la podemos permitir si la economía funciona, pero con un modelo económico como el de Podemos no la podremos pagar". Iglesias, por su parte, dijo que que "teníamos uno de los mejores sistemas sanitarios hasta que comenzó a privatizarlo el Partido Popular, y la sanidad pública no se financia con donativos".

En cuanto al empleo, Pablo Iglesias propuso "subir el salario mínimo hasta los 950 euros, reducir la temporalidad y mejorar las condiciones laborales", mientras Rivera propuso "contratos indefinidos, bonos para las empresas que acaban con la precariedad y castigo a las que más despiden".

Las diferencias de la segunda vuelta

Al contrario de lo que ocurrió en el anterior cara a cara, en este sí ha habido más de una condición: solicitaron que fuese más corto, que la mesa fuese más grande para estar más separados uno del otro, y según reveló Évole, "una de las dos formaciones pidió que en esta ocasión no se celebrase en un bar, y nosotros accedimos".

El escenario también ha sido otro: lejos queda el bar Tío Cuco, ubicado en un barrio obrero de Barcelona. La segunda vuelta ha tenido lugar en una sala de Madrid con vistas al Congreso.

Los tiempos también son diferentes. El otro debate tuvo lugar en octubre, dos meses antes de las elecciones del 20-D, mientras que en esta ocasión se ha producido casi en campaña electoral. Tal y como lo definió hace unos días el propio Évole, "hemos pasado del 'tiqui taca' del primer partido a un partido de vuelta con dos equipos entrenados por Mourinho y con un poquito más de juego sucio".

Aquel primer encuentro de octubre fue seguido por 5.214.000 espectadores, con un 25,2% de la audiencia. Estas cifras lo convirtieron en la edición más seguida en toda la historia de Salvados.

Sobre quién ganó en esa primera vuelta, Pablo Iglesias ha reconocido este domingo que Albert Rivera "estuvo mejor". ¿Y en esta segunda? Los electores tendrán la última palabra el 26-J.