La autovía A-31, a su paso por el término municipal de Villena, vuelve a estar operativa después del corte de un par de horas debido a las abundantes lluvias que se registraron desde primera hora de la tarde, según fuentes de la Guardia Civil de Tráfico y los servicios de emergencias.

El tráfico estuvo cortado en el punto kilométrico 187 por la acumulación de "bolsas de agua" en la vía, e inicialmente fue imposible establecer una ruta alternativa. Esto ha provocado que los vehículos permanecieran en la autovía y que se produjeran retenciones, según fuentes de la Guardia Civil de Tráfico, quienes no pudieron precisar la longitud de las mismas. El Centro de Coordinación de Emergencias y el Consorcio Provincial de Bomberos de Alicante concretaron que desde las 16.00 horas llovió con bastante intensidad en otros municipios de la provincia como Elda, Pinoso y Orihuela. En Elda, donde están disfrutando de sus fiestas locales, los monumentos falleros se han dañado y en Ibi, donde también ha granizado, el desfile de la entrada mora se ha retrasado.

Por este motivo, están recibiendo avisos "típicos" en estas situaciones correspondientes a achiques de agua en bajos, entre otros, precisaaron desde el Centro de Coordinación de Emergencias.