La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha pedido este viernes a la Consejería de Interior de la Generalitat de Cataluña que identifique a los autores de la quema de fotografías de los reyes durante la concentración que el jueves protagonizaron independentistas catalanes frente al Ayuntamiento de Girona para protestar por la visita del monarca.

Pueden ser responsables de "un delito de injurias graves a la más alta representación del Estado"

En el escrito dirigido al consejero de Interior catalán, Joan Saura, el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, considera que los responsables de estos incidentes pueden ser responsables de "un delito de injurias graves a la más alta representación del Estado", castigado con penas de entre seis meses y dos años de cárcel.

Los hechos tuvieron lugar a un kilómetro del Pabellón de Fontajau, donde el Rey Don Juan Carlos estaba presidiendo un acto.

Los manifestantes expresaron que la Universitat de Girona quedó "retratada" compartiendo por la tarde con el monarca la inauguración del Parc Científic i Tecnològic, ya que consideraron que se trata de alguien que no tiene "ningún vínculo con el mundo académico ni con el país".