Así consta en un decreto del ministerio público, en el que se archivan las diligencias de investigación penal iniciadas a raíz de la comunicación de la Asociación de Amigos del Patrimonio y la Arqueología Taha de Bexmiliana sobre la posible afectación de un yacimiento arqueológico sin catalogar en la zona de la cabecera de dicho arroyo, entre Vélez y Rincón de la Victoria (Málaga), por la construcción de una urbanización.

El fiscal señala en su escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, que aunque los hechos denunciados no son constitutivos de infracción penal, "al haberse otorgado protección a los bienes integrantes del patrimonio histórico antes de que cualquier actuación urbanística pudiera haber afectado"; no obstante, "debe continuarse con la adopción de medidas que garanticen la integridad del yacimiento y su preservación".

Al tener conocimiento del tema, el ministerio público encargó al Seprona de la Guardia Civil que elaborara un informe. Dichos especialistas, a su vez, solicitaron información al Ayuntamiento veleño, que remitió escritos al respecto. Se trata de un despoblado medieval, al menos del periodo nazarí, donde se reconoce restos materiales en superficie y fragmentos de cerámicas vinculadas a dicho periodo.

En el decreto del fiscal se indica que sobre el terreno "no se ha realizado actuación urbanística alguna" y por el técnico municipal "se ha delimitado una zona de protección arqueológica cautelar", detectándose una era de trigo a la que se aplica protección arquitectónica como bien etnológico a preservar. De esta forma, "se ha garantizado la preservación del yacimiento".

No obstante, el fiscal insta a que este decreto se ponga en conocimiento del Ayuntamiento de Vélez "solicitando se vigile el estricto cumplimiento de las medidas adoptadas para la preservación del patrimonio histórico artístico"; así como de la Delegación de Cultura de la Junta "para que adopten medidas en orden a la catalogación y protección" del yacimiento.

Consulta aquí más noticias de Málaga.