Naufragio
Una embarcación, volcada en aguas internacionales a 18 millas de las costas de Libia. Marina Italiana

Más de 1.900 personas fueron socorridas este viernes en 16 operaciones de salvamento desplegadas en el mar Mediterráneo cuando navegaban a la deriva con la intención de alcanzar las costas europeas. En la última semana han sido rescatadas 10.000 personas en el Mediterráneo en operaciones coordinadas por la Guardia Costera italiana.

Además, aún sigue en curso una última operación de socorro en la que están participando unidades de la Marina Militar italiana y en la que de momento ya se ha puesto a salvo a unas 130 personas. Se trata de un rescate complicado, explicaron los guardacostas, porque la embarcación se encontraba en proceso de hundimiento cuando la Marina intervino, por lo que "no se pueden descartar víctimas mortales", aunque no confirmaron cifras.

La Guardia Costera italiana informó en una nota que todas las operaciones de este viernes tuvieron lugar en el canal de Sicilia, que separa la isla de Sicilia y la costa africana de Túnez, y fueron coordinadas por el Centro Nacional de Socorro de la Guardia Costera de Roma, perteneciente al Ministerio de Transporte italiano.

En los últimos días han muerto al menos 20 personas en dos naufragios diferentesEn los rescates han participado unidades de la Guardia Costera, tres de la Marina Militar italiana, tres remolcadores, una nave mercante y dos embarcaciones de organizaciones no gubernamentales. Estos rescates se producen después de que naves europeas coordinadas por la Guardia Costera italiana hayan socorrido en la última semana a más de 10.000 personas.

Además, en los últimos días también han tenido lugar dos naufragios, en el primero fallecieron cinco personas y en el segundo "al menos 15", según pudo constarse desde la fragata española "Reina Sofía", que participó en las operaciones de rescate de los supervivientes.

Italia, debido a su posición geográfica, recibe habitualmente a un elevado número de inmigrantes y refugiados procedentes de África que ven en el país un puente a Europa. El buen tiempo y las buenas condiciones del mar de los últimos días han fomentado que miles de personas hayan decidido navegar el Mediterráneo para intentar llegar a Europa por esta vía desde el cierre de la ruta de los balcanes.