El presidente de EE.UU, Barack Obama ha asegurado este viernes en Hiroshima que el "mundo cambió" con la bomba nuclear lanzada sobre esta ciudad durante la II Guerra Mundial, ya que se demostró que el hombre "tenía los medios para destruirse a sí mismo".

"71 años han pasado desde aquel día. Era una mañana luminosa y sin nubes. La muerte cayó del cielo y el mundo cambió", dijo Obama al comenzar su discurso durante su breve pero histórica visita a la ciudad nipona arrasada por una bomba atómica el 6 de agosto de 1945, la primera ciudad víctima de este arma de destrucción masiva. Tras aquel ataque, Estados Unidos lanzó una segunda bomba nuclear tres días después sobre la ciudad de Nagasaki, donde murieron unas 74.000 personas, y seis días más tarde Japón se rindió y puso fin a la II Guerra Mundial.

El mandatario estadounidense, que se convirtió esta jornada en el primero en visitar Hiroshima, participa en una ceremonia en el Parque de la Paz de la ciudad junto al primer ministro nipón, Shinzo Abe, en la que también asisten al menos tres supervivientes del ataque que provocó la muerte de 140.000 personas. Allí, Obama ha depositado una corona de flores.

Obama ha abogado por "mirar a los ojos de la Historia" para no repetir los mismos "errores", si bien ha evitado pedir perdón por las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial aunque ha admitido la "brutalidad" de los ataques. El presidente norteamericano ha apuntado que, como suele ocurrir en los conflictos, fueron personas "inocentes" quienes pagaron el precio de las decisiones de líderes políticos.

Hiroshima y Nagasaki son desde entonces símbolo de "catástrofe", pero Obama quiere que simbolicen también "el comienzo del despertar moral" del mundo, en la medida en que es necesario aprender de los "errores" y trabajar por un mundo donde la guerra sea cada vez una opción "menos probable".

Obama llegó a bordo de un helicóptero alrededor de las 17.00 hora local (9h en España) tras asistir a la cumbre de dos días de líderes del G7 en el parque natural de Ise-Shima (centro de Japón). El mandatario se desplazó este viernes en el avión presidencial Air Force One hasta la base militar estadounidense de Iwakuni, donde dio un discurso ante unos 600 militares estadounidenses y japoneses antes de dirigirse en helicóptero al centro de Hiroshima, a unos 40 kilómetros al este de ahí.

El Parque de la Paz, por donde tiene previsto pasear Obama, se erigió en el epicentro de la explosión y contiene el Museo Memorial de la Paz y el "Gembaku Domu", la cúpula que quedó en pie tras el ataque que arrasó la ciudad y que es Patrimonio Mundial desde 1996. Aunque Obama es el primer presidente en el cargo en visitar Hiroshima, el demócrata Jimmy Carter lo hizo como expresidente en 1984, mientras que el republicano Richard Nixon acudió en 1964, cuatro años antes de convertirse en presidente de los EE.UU.

El mandatario norteamericano ha aprovechado su discurso para subrayar lo mucho que han cambiado las relaciones con Japón en estos últimos años, hasta el punto de que los dos "antiguos adversarios" no sólo se han convertido en aliados, sino en "mejores amigos".