AVE
La construcción del AVE ha registrado tres accidentes en 9 meses.

Las obras de construcción de la línea de alta velocidad en la provincia de Ourense registraron en nueve meses tres accidentes de operarios que motivaron otras tantas visitas de técnicos de la consellería de Traballo e inspectores laborales del Ministerio de Trabajo, según explicaron fuentes de la Xunta.

Las inspecciones realizadas conjuntamente por Xunta y Ministerio en obras del tren de alta velocidad forman parte del plan especial de vigilancia de las grandes obras y comenzaron el 24 de junio de 2006, tanto en las obras ferroviarias como en las de la autopista Ourense-Dozón.

Visitas realizadas

Según fuentes de la consellería de Traballo, desde junio de 2006 varias empresas constructoras de la alta velocidad recibieron ocho visitas, mientras que las constructoras de la autopista Ourense-Santiago fueron inspeccionadas también en tres ocasiones, dos de ellas por accidente laboral.

Tres de las inspecciones a empresas estuvieron motivadas por sendos accidentes

En relación a la construcción de la alta velocidad, tres de las inspecciones a empresas estuvieron motivadas por sendos accidentes de los que dos fueron graves y se registraron en mayo y el día 7 de septiembre de 2007 , y uno leve registrado en mayo de 2007.

Las inspecciones por accidentes laborales en la alta velocidad ferroviaria empezaron tras un accidente grave en el tramo Ourense-Amoeiro en una empresa subcontratada por la gallega COPASA.

La segunda fue en una empresa subcontratada por la UTE Carballiño (Unión Temporal de las Empresas FCC y Comsa) por accidente leve y la última fue el día 7 de septiembre, a otra empresa subcontratada por las mismas empresas FCC y Comsa, pocas horas después de producirse el derrumbe del viaducto sobre el río Arenteiro que causó la muerte a un capataz y heridas a cuatro obreros.

Otras cinco inspecciones se hicieron en las mismas y otras empresas para comprobar las medidas de seguridad y salud laboral en diferentes tajos de la obra, según los datos de la consellería.

Por otra parte, una denuncia del sindicato CIG sobre posibles irregularidades en el traslado de obreros heridos a centros de salud para presuntamente ocultar accidentes laborales, del pasado julio, fue archivada por la consellería de Traballo por falta de pruebas para verificar la acusación, según explicaron fuentes de ese departamento.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE OURENSE