Según la Comisión Europea. La economía española crecerá este año el 3,7%, por encima del avance esperado para sus socios de la zona euro. Pero no todo son datos positivos, la tasa de inflación se acelerará más, hasta el 2,5%, según los cálculos difundidos ayer por la Comisión Europea.

Debido a la reciente crisis hipotecaria de EE UU, Bruselas decidió recortar en una décima sus previsiones de crecimiento para 2007, tanto para la eurozona, hasta el 2,5%, como para la UE, hasta el 2,8%. Sin embargo, mantuvo la previsión anterior a la crisis para España.

En cuanto al sector exterior, las importaciones seguirán superando a las exportaciones, con lo que la contribución negativa en torno al PIB se mantendrá en un punto porcentual.