Quieren que no se impida trabajar a los mariscadores. Los representantes de las cofradías afectadas por la contaminación en las zonas de marisqueo de Galicia acordaron ayer pedir una reunión con la Xunta. Piden un plan conjunto que les permita recibir compensaciones por no poder vender fresco el producto extraído.

En la actualidad, la Xunta ha acordado compensaciones económicas para los afectados que trabajan en la parte inferior de la ría de Pontevedra, en la zona de O Burgo (A Coruña), en el área de Ferrol y en Baiona.

Además, la Consellería de Medio Ambiente tiene la intención de sacar adelante un plan de saneamiento que implica la construcción de numerosas depuradoras de residuos urbanos, uno de los principales focos de contaminación de las rías y de las zonas de mariqueo.

Al respecto, el presidente de la Federación Gallega de Pesca , Evaristo Lareo, aseguró ayer  que «poco a poco, todos nos estamos sensibilizando con el medio ambiente».