El Gobierno checo compara las cuotas de refugiados con la cesión de su territorio a Hitler

  • El Gobierno checo hace una analogía entre el reparto de solicitantes de asilo acordado por Europa con el Tratado de Múnich de 1938.
  • Aquel tratado implicó la cesión de un tercio del territorio checoslovaco a la Alemania de Hitler, sin contar con la opinión de Praga.
Petr Necas, primer ministro checo.
Petr Necas, primer ministro checo.
EFE

El Gobierno checo comparó las cuotas obligatorias de reparto de solicitantes de asilo acordadas en 2015 por la UE con el Tratado de Múnich de 1938, por el que se cedió un tercio del territorio checoslovaco a la Alemania de Hitler sin contar con Praga.

"El acuerdo sobre las cuotas de refugiados recuerda a los checos un momento histórico, en concreto cuando se decidió sobre nosotros sin nosotros", según declaraciones del vicepresidente del Gobierno, Pavel Belobradek, publicadas este viernes en el diario "Hospodarse Noviny".

El político democristiano se refirió al acuerdo entre Alemania, Italia, Francia y Gran Bretaña para calmar las ansias expansionistas de Hitler y por el que le entregó parte de Checoslovaquia, en una cumbre en la que no hubo representantes del país afectado.

Checos, húngaros, eslovacos y rumanos se opusieron el pasado septiembre a las cuotas obligatorias de reparto de los 120.000 solicitantes de asilo, pero la UE adoptó la decisión mayoritaria de los ministros de Interior de los Veintiocho.

El vicepresidente checo considera que es más ventajoso y económico ayudar a los refugiados fuera de la UE.

"Ocuparse allí de los refugiados es ocho veces más barato que en Europa. Esto quiere decir que allí podemos ayudar a ocho veces más gente", apostilló el vicepresidente.

Por su parte, el primer ministro de Hungría, el conservador Vitor Orbán, aseguró que los líderes de la Unión Europea "no saben de qué están hablando" al proponer que los países que no acepten el sistema de cuotas paguen 250.000 euros por cada refugiado rechazado.

"Bruselas no conoce la realidad"

"Los líderes de Bruselas no conocen la realidad", dijo Orbán a la radio pública "Kossuth". El primer ministro aseguró que "viven aislados del mundo en su torre de marfil" y que "ni siquiera saben de que están hablando".

Para Orbán, que se opone categóricamente al sistema de reubicación de los refugiados, la propuesta de Bruselas significa "un golpe al estómago" que "es difícil expresar la consternación de una forma civilizada".

Orbán destacó que los 250.000 euros equivalen a los ingresos medios de un húngaro durante 40 años y que la propuesta significa "la más fuerte propaganda contra la Unión Europea".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento