Los independentistas logran su tercer mandato en Escocia pero pierden la mayoría absoluta

La líder del Partido Nacional Escocés, Nicola Sturgeon (segunda por la derecha) saluda tras ser reelegida para servir en el área de Glasgow Southside.
La líder del Partido Nacional Escocés, Nicola Sturgeon (segunda por la derecha) saluda tras ser reelegida para servir en el área de Glasgow Southside.
Robert Perry / EFE

El Partido Nacionalista Escocés (SNP) ha ganado las elecciones regionales de este jueves, al obtener 63 de los 129 escaños en liza, aunque ha perdido la mayoría absoluta, según los resultados oficiales difundidos este viernes.

Los conservadores se han confirmado como primer partido de la oposición en el Parlamento de Edimburgo, con 31 escaños (16 más que los obtenidos en los comicios anteriores), en detrimento del Partido Laborista, que queda relegado a tercera fuerza parlamentaria con 24 diputados, lo que significa un retroceso de trece.

La líder del SNP, Nicola Sturgeon, cuya formación gobernaba en mayoría absoluta desde 2011, ha dicho que su partido "ha hecho historia" al conseguir su tercer mandato desde 2007 y se ha comprometido a gobernar "para todos los escoceses".

Cara y cruz para laboristas y 'tories'

Los conservadores han logrado su mejor papel desde 1992, lo que le dará alas al primer ministro, David Cameron, y los laboristas 11 han sido los más perjudicados.

El Partido Laborista, liderado en Escocia por Kezia Dugdale, ha sufrido, como se esperaba, un duro varapalo, como ya le ocurrió en las generales, y ha perdido su papel de principal partido de la oposición en el Parlamento de Edimburgo frente a la formación de Ruth Davidson.

Aunque se preveía, esto supone un duro golpe para el líder del Partido Laborista nacional, el contestado Jeremy Corbyn, sometido a intenso escrutinio en estas elecciones por sus rivales tanto dentro como fuera del partido.

¿Nuevo referéndum?

El nuevo Parlamento de Escocia deberá gestionar las nuevas competencias, sobre todo en materia fiscal, que Londres accedió a ceder tras el referéndum de independencia de 2014, que perdieron los independentistas con un 45% de los votos.

Sturgeon, que, después de esa consulta sucedió en el liderazgo del SNP y del Gobierno escocés a Alex Salmond, ya ha avanzando que no promoverá un segundo referéndum a menos que la mayoría de los escoceses apoyen la secesión.

Sin embargo, ha advertido de que podría hacer una excepción si la mayoría de los británicos vota por salir de la Unión Europea en el referéndum del 23 de junio, en contra de los deseos de la autonomía escocesa, que es más europeísta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento