¿Una quesería en Ruanda? Empleo, solidaridad y marca

  • Tras crear Quesos Cantagrullas en un pueblo de Valladolid, Rubén Valbuena apoya el proyecto de una quesería en Ruanda.
  • El proyecto se ha levantado con fondos de la UE pero ahora busca ser autónomo.
  • Burera Dairy elabora mantequilla, quesos y kivuguto (la leche fermentada local).
Técnicos de Granja Cantagrullas y Quesería Cultivo ayudan en Ruanda a elaborar quesos.
Técnicos de Granja Cantagrullas y Quesería Cultivo ayudan en Ruanda a elaborar quesos.

QueseríaCultivo

¿Una quesería en Ruanda? Efectivamente, una quesería en Ruanda. Es el proyecto solidario de una empresa o más bien de un empresario español. Es un proyecto solidario, sin duda, y también una empresa, es decir, la oportunidad de generar empleo y beneficios. Y aunque sea lo menos importante, es también una acción que –por su compromiso con lugares menos favorecidos– refuerza una marca.

Rubén Valbuena Barrenechea es un vallisoletano de 35 años que desde 2010 hace quesos artesanos en Ramiro, un minúsculo pueblo cercano a Medina del Campo. Junto a Anela, su compañera, creó Granja Cantagrullas. Ellos mismos levantaron la pequeña factoría, que fue la primera licencia de obras que el alcalde de Ramiro concedía en años. En cierto modo, Rubén y Anela –y sus tres niños– salvaban al pueblo de desaparecer.

Valbuena dejó de trabajar con las Naciones Unidas para hacer queso en tierra de quesos. Pero esta vez quesos distintos. Quesos de oveja, sí –para eso tiene un rebaño de 1.200 ovejas de raza autóctona castellana–, pero quesos artesanos, elaborados según las técnicas que aprendió en Francia.

Las cosas le han ido bien. Granja Cantagrullas ha sabido fabricar quesos exquisitos y su calidad, su tesón y su presencia en redes sociales le han abierto las "cartas" de algunos de los mejores restantes españoles y de las mejores tiendas. Tanto, que después, junto a otros socios –inquietos y amantes del queso, como él– inauguró Quesería Cultivo, una tienda de quesos que en Madrid, en la zona de Conde Duque, ya se ha convertido en referencia.

Ayudando en África a "pescar" quesos

Pero Rubén Valbuena, ya se ha dicho, es un tipo inquieto. Lo de comprometerse con pueblos menos favorecidos no era nuevo para él y así se embarcó en un nuevo proyecto quesero, una locura dirían otros: levantar una quesería en África, en Ruanda para más señas. Se llama Burera Dairy y está en Kidaho, una localidad al norte del país, a los pies del volcán Muhabura y a pocos kilómetros de la frontera con Uganda. Se trata de una quesería financiada en parte con fondos de la UE. La impulsan Granja Cantagrullas y Quesería Cultivo y su intención es "constituir un foco de difusión de conocimientos y buenas prácticas, en un sector con un importante potencial de desarrollo".

La base es la cabaña ganadera, fundamentalmente vacas, que en Ruanda ha crecido significativamente en los últimos 15 años. De ese modo han ido naciendo en el país pequeñas ganaderías de dos a cuatro cabezas destinadas a abastecer las necesidades de la unidad familiar. Los excedente de leche se suelen vender a las pequeñas queserías que están surgiendo en los distintos rincones del país y que ya son una veintena. El problema es que todas ellas cuentan con recursos muy limitados y están dirigidas por personal poco cualificado.

El Gobierno de Ruanda decidió entonces pedir ayuda a varios organismos internacionales para crear un tejido productivo fuerte y duradero. Así, en 2015, con el dinero de la UE, nació Burera Dairy. Se trataba de crear una planta piloto, un ejemplo de que la leche y sus derivados podían generar empleo y beneficios. Valbuena y los suyos han viajado varias veces para ayudar a poner en marcha las distintas líneas de producción, testar el equipamiento y los procesos de elaboración. En la fábrica, inagurada el pasado 24 de febrero, se hace mantequilla, varios quesos y kivuguto (la leche fermentada local).

De momento, el proyecto funciona aún gracias a las ayudas y subvenciones. Pero Rubén Valbuena quiere que lo del queso pueda ser una forma de vida para algunos, una empresa que funcione, de beneficios y genere empleo. Con esa intención, un equipo de técnicos de Granja Cantagrullas y Quesería Cultivo viajará a Ryanda para rematar el trabajo y que la quesería funcione de forma autónoma.

Claro que aceptan ayudas. Comercializan unas latas de té –una especialidad de Ruanda y uno de los recursos fundamentales del país– de una cooperativa vecina a Burera Dairy. Este té se produce respetando al medio ambiente y es de comercio justo. Con cada lata destinan 2 euros al proyecto de cooperación de la quesería que han levantado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento