Un fuerte terremoto de magnitud 7 en la escala de Richter sacudió este viernes el sur de Japón, según informó el Instituto Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés). Es el segundo de magnitud similar en 48 horas, después del seísmo de 6,5 de este jueves.

Las autoridades japonesas habían activado la alerta de tsunami a raíz del seísmo, que tuvo lugar horas después de que otro terremoto de 6,5 grados golpeara la noche del jueves el suroeste del país y dejara al menos nueve muertos y 1.126 heridos. La alerta ya ha sido suspendida.

Este nuevo temblor se produjo a la 1.25 de la madrugada del sábado en Japón (16:25 GMT del viernes) y su epicentro estuvo a un kilómetro de Kumamoto, una ciudad de más de 700.000 habitantes situada en la costa occidental de la isla de Kyushu, según el USGS.

"Desastre generalizado"

El USGS emitió una alerta roja por los daños económicos que se espera que cause el terremoto, al estimar que "es probable que haya daños extensos y que el desastre sea generalizado", ya que el hipocentro del terremoto se registró apenas a 10 kilómetros de profundidad.

La región golpeada por este terremoto es la misma que este jueves sufrió el seísmo más dañino en el país asiático desde el que generó el tsunami de 2011, en el que murieron más de 18.000 personas, además de provocar un desastre nuclear en la central de Fukushima.

A unos 120 kilómetros de donde se ha producido este terremoto se encuentra la planta nuclear de Sendai, que es la única actualmente operativa en Japón.

El terremoto registrado el jueves dejó nueve fallecidos, cuatro hombres y cinco mujeres, que perecieron en accidentes causadas por el seísmo en el distrito de Mashiki (8) y en la ciudad de Kumamoto (1).