Soy Luna
Karol Sevilla, protagonista de 'Soy Luna'. DISNEY CHANNEL

La serie adolescente Violetta, protagonizada por Martina Stoessel fue un fenómeno mundial. Las tres temporadas de la serie de Disney Channel se vieron en más de 130 países. Cerca de 37,5 millones de personas vieron el programa entre abril y junio de 2015. De la televisión saltó a los libros, revistas, todo tipo de mercadotecnia y hasta un musical en directo al que asistieron más de 2 millones de personas de 21 países de Europa y América Latina.

Ahora, Disney quiere repetir ese éxito con el estreno mundial de Soy Luna, sobre una jovencita de 15 años que se ve obligada a cambiar de país siguiendo a sus padres. Serán por lo pronto 80 capítulos de 45 minutos de duración, que además tendrán su propia banda sonora original.

La nueva ficción, que se estrenará el próximo abril, mezcla "comedia, drama, secretos y romance", según el canal, y está protagonizada por la actriz mexicana Karol Sevilla (Luna Valente), por el italiano Ruggero Pasquarelli y la española Ana Jara.

"Esta nueva producción está protagonizada por Luna, una chica que pasa la mayor parte de su tiempo patinando a orillas del mar y escuchando las canciones que le compone su mejor amigo Simón. Pero su vida dará un vuelco inesperado cuando sus padres reciban una propuesta imposible de rechazar por la que tendrán que mudarse a otro país y comenzar así una nueva vida", resume la sinopsis.

Luna es una chica normal, quería hacerla real, que no fuera una princesita "Luna es una chica que siempre va por el lado más difícil, pero que lucha por sus sueños", explica sobre su personaje Karol Sevilla, que hace ver que en la serie los adolescentes se verán identificados porque "no sólo es la forma de ser de Luna, en la serie están incorporadas las personalidades de todos los demás personajes, que son 13 y todos muy distintos".

Cuenta como anécdota la actriz Mexicana que durante el casting dijo muy convencida que sabía patinar, cuando en realidad "nunca me había subido en unos patines". No importó: todo el equipo pasó un exahustivo entrenamiento de seis meses para dominar el patinaje.

"Luna es una chica normal, quería hacerla real, que no fuera una princesita", explica la actriz sobre su trabajo, "podrías sacar a Luna a la calle y hacerla caminar y no le llamaría la atención a nadie".

En una serie como ésta no puede faltar el galán que dé el contrapunto a la protagonista. "Mateo es un rebelde, desafiante, tiene novia, pero cuando ve a Luna ve algo especial en sus ojos y se convierte en un desafío para él", explica de su personaje Ruggero Pasquarelli.

Una española en el reparto

Ana Jara es la única española en el reparto de Soy Luna. A sus 19 años asumió el reto de dejar a su familia en Valencia y viajar a Buenos Aires (Argentina) para rodar esta serie. "Estoy muy contenta de ser la española que representa a mi país", dice y porque ésta es una oportunidad "a la que no podía decir que no". "Nunca había salido de Europa, ni trabajado en televisión", explica, así que aunque "extraña a su familia" ellos "la apoyan mucho" y eso le ayuda a concentrarse en el trabajo.

Soy Luna es una serie preparada para ser emitida sin doblar en decenas de países de habla hispana, por lo que hay que homogeneizar los acentos. "Aunque a mí siempre me han dejado hablar con mi acento español hay palabras que no puedo decir, porque son de España y no se entenderían", explica la actriz, que asegura que con lo que gane en la serie se dará el capricho de llevar a toda su familia de vacaciones a "alguna playa paradisíaca".

La fama asaltará pronto a estos tres protagonistas, aunque ninguno de ellos parece preocupado por el asunto. "La fama no existe en mi mente, no quiero reparar en eso, lo que quiero es que se reconozca mi trabajo y aunque la fama venga de la mano, la humildad es fundamental", hace ver Karol Sevilla. Coincide con ella Ruggero, que piensa que fijarse en el factor de la popularidad sería "minimizar el trabajo que estamos haciendo, la fama es sólo una consecuencia".

Para Ana Jara también es una cosa lejana: "yo llevaba fotos de cantantes de OT en mi carpeta del colegio, pero nunca sentí esa admiración tremenda que hay hoy en día".