La vivienda de Cahors (Francia) en la que el pasado sábado fueron detenidos cuatro etarras y en la que la banda había instalado su " fábrica" de coches-bomba, era también el "centro de formación" en el que la organización confeccionaba el material destinado a la instrucción de los terroristas.


Así lo informaron hoy fuentes de la lucha antiterrorista, que señalaron que los investigadores han llegado a esta conclusión después de examinar el material encontrado en los registros y de comprobar que el taller de la casa era el mismo que aparecía en un vídeo formativo distribuido por ETA a los integrantes de sus comandos.

Entre los efectos intervenidos hasta el momento figuran, por ejemplo, réplicas en PVC de granadas y de artefactos explosivos para que los etarras aprendieran a montarlos y muestras de distintas sustancias para que se familiarizaran con sus distintos tipos y características.